Todas las mujeres ven reflejado en ellas un sueño: poder jugar y trabajar en el fútbol

El 7 de junio, en Francia, comenzó la octava edición del máximo torneo y en el mismo estará presente nuestro seleccionado, luego de 12 años en los que no tuvo participación.

sección deportes

Ruth Bravo

FIFA

El 7 de junio, en Francia, comenzó la octava edición del máximo torneo y en el mismo estará presente nuestro seleccionado, luego de 12 años en los que no tuvo participación.

Este Mundial encuentra no solo a la selección, sino a todo el fútbol femenino, en un gran momento, ya que el 16 de marzo pasado, luego de la gestión de Claudio Tapia (presidente de la Asociación del Fútbol Argentino) y de Sergio Marchi (secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados), se firmó el acuerdo que pondrá en marcha la profesionalización de la categoría superior del fútbol femenino en la Argentina.

Dicho acuerdo permite ordenar y sentar las bases para que esta disciplina crezca y se desarrolle.

Como es sabido, en Argentina el fútbol femenino comenzó de manera inversa al masculino. En este último un nene inicia su primer contacto con el deporte en su infancia. Puede concurrir a escuelitas, luego pasa a juveniles y de continuar su deseo, y si sus habilidades lo permiten, tal vez termine jugando en primera división.

En el fútbol femenino se comienza jugando en la primera de los clubes, no contando con la posibilidad de iniciar la actividad desde las escuelitas de infantiles o juveniles, para adquirir paulatinamente la técnica, el desarrollo físico progresivo, y la táctica asociada al deporte.

Si bien en este último tiempo muchos clubes comenzaron a abrir sus puertas a las mujeres (niñas, adolescentes, adultas) que desean jugar al fútbol, es indispensable para el desarrollo de la disciplina, que estos espacios continúen multiplicándose. Que si una nena quiere jugar al fútbol encuentre antes que nada apoyo de su familia y luego la posibilidad de poder hacerlo en su escuela, club de barrio o cualquier otra institución.

Debemos cambiar nuestra mirada como sociedad, para poder construir bases sólidas que luego nutran a nuestros clubes y posteriormente a nuestro seleccionado. Tenemos el deber como ciudadanos de ampliar nuestra mirada y entender que el fútbol es un deporte, y como tal no tiene género.

Sabemos que es un camino largo y a construir, en el cual habrá que trabajar duro y apoyar desde diferentes sectores (dirigentes de clubes, prensa, sponsors, etc.). Nosotros, desde la tarea que nos toca, aportando respaldo, dedicación y compromiso hacia las futbolistas y generando proyectos para que la actividad se consolide.

Estoy segura que la experiencia que vivirán las futbolistas en Francia 2019 será inolvidable, no solo para ellas, que llegaron a lo máximo -representar a nuestro país en un Mundial-, sino también para todas las mujeres que ven reflejado en ellas un sueño: poder jugar, disfrutar y trabajar en el fútbol.

Le deseamos lo mejor al plantel y al cuerpo técnico en este desafío tan grande y apasionante como será la Copa del Mundo.

(*) Lic. en Psicología (UBA). Posgrado en Psicología de la Actividad Física y Alto Rendimiento (UBA). Coordinadora del fútbol femenino de Futbolistas Argentinos Agremiados.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?