Tigre encendió su primera estrella

El Club Atlético Tigre celebró a lo grande y dentro de un marco cargado de emoción y alegría su primer título en la máxima categoría del fútbol argentino como lo es la Copa de la Superliga obtenida el pasado domingo ante Boca.

sección deportes

Festejo Tigre

Télam

El Club Atlético Tigre celebró a lo grande y dentro de un marco cargado de emoción y alegría su primer título en la máxima categoría del fútbol argentino como lo es la Copa de la Superliga obtenida el pasado domingo ante Boca Juniors en Córdoba, y lo simbolizó encendiendo una brillante estrella amarilla sobre el escudo azulgrana de la entidad, en una imagen reflejada en una pantalla gigante que conmovió a los 30.000 hinchas presentes.

Las puertas del estadio se abrieron a las 18, pero la entrega de medallas a los futbolistas y cuerpo técnico se inició tres horas después.

Lucas Menossi, Federico González y Gonzalo Marinelli fueron muy aplaudidos, pero no tanto como Walter Montillo y el técnico Néstor Gorosito.

Previamente una caravana había recorrido las 15 cuadras que separan la estación de Victoria con el estadio José Dellagiovanna, y cuando llegaron al mismo, los hinchas fueron ingresando directamente para comenzar la fiesta.

En una pantalla gigante se proyectaron videos de los futbolistas en distintas acciones, antes, durante y después de los partidos, así como también las muestras de aliento de los hinchas en diferentes encuentros.

En el escenario montado detrás del arco que da a la tribuna local fue entregada formalmente la Copa de la Superliga y sobre el tapiz recibió ese trofeo el capitán Martín Galmarini de manos del presidente del club, Ezequiel Melaraña, y quien lo antecediera hace casi una década atrás, el dirigente político Sergio Massa.

"Es una alegría enorme todo lo que logramos y yo soy uno más de ustedes. Vengo desde chico a este estadio y que me vuelvan a querer como antes es para mí muy emocionante", fue el discurso breve que ensayó Gorosito, tomando el micrófono al no poder hablar Galmarini, que rompió en sollozos embargado de emoción y anunció que en los próximos días conversará con el técnico para ver si decide continuar o se retira.

Luego se realizó una cuenta regresiva de 10 a 0 en una pantalla gigante y al finalizar se encendió esa gran estrella amarilla sobre el escudo de la institución, que significó el primer título obtenido por Tigre en la historia dentro de la primera división.

El punto culminante de la jornada lo dio el show del cantante de cumbia Pablo Lescano, reconocido hincha del "Matador de Victoria", que junto a su grupo, Damas Gratis, hicieron bailar a los 30.000 hinchas presentes no solamente en las graderías, sino también en el campo de juego.

El epílogo tuvo luz, color y sonido, ya que al final hubo un show de fuegos artificiales que estallaron al unísono con la explosión de alegría que transmitían los futbolistas y su cuerpo técnico, con saltos y cánticos que ensayaban sobre el mismo escenario.

Por la tarde, el presidente de la Superliga, Mariano Elizondo, había desalentado en gran parte la expectativa existente en el club para que este título anulara el descenso a la B Nacional sufrido por los malos promedios de los últimos tres años, pero esta noche eso no importó demasiado, porque el feliz presente dejó atrás el pasado y dejó de lado cualquier observación sobre el futuro, que en principio lo devolverá a jugar en el ascenso.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?