Piden prisión con fianza para dos ex Real Madrid por arreglar partidos

Los exjugadores Raúl Bravo y Carlos Aranda se negaron a declarar en la causa conocida como Operación Oikos, relacionada con arreglo de partidos y blanqueo de capitales, y el fiscal solicitó prisión provisional para ambos.

sección deportes

Raúl Bravo deberá pagar una fianza, mientras que Borja Fernández quedó en libertad.

PUBLICADA EN MARCA

Los exjugadores Raúl Bravo y Carlos Aranda se han negado a declarar en el Juzgado de Instrucción número 5 de Huesca, donde han sido conducidos este jueves como detenidos en la Operación 'Oikos', en relación con los delitos de amaño deportivo, blanqueo de capitales y organización criminal. Por su parte el futbolista Iñigo López, del Deportivo La Coruña; y el ex capitán del Real Valladolid, Borja Fernández, quedaron en libertad.

El fiscal ha pedido para Bravo y Aranda prisión provisional eludibles con fianza de 100.000 euros. El magistrado tiene ahora que decidir si acepta esta solicitud.

El fiscal jefe de la Audiencia de Huesca, Juan Baratech, ha indicado que durante esta jornada se ha tomado la declaración de investigados a las personas que venían investigadas por la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) para después decidir sobre su situación personal.

Baratech ha recordado que el caso se encuentra bajo secreto de sumario. "Hemos pedido dos prisiones provisionales eludibles con fianza de 100.000 euros; hemos acordado libertades provisionales también sujetas al pago de una fianza, fianza de 50.000 euros y de 75.000 euros, y para otro de los investigados una libertad provisional simplemente con comparecencias en el Juzgado", ha indicado sin mencionar los nombres de las personas que han comparecido en el Juzgado.

En este sentido, el juez Ángel de Pedro dictó libertad provisional con fianza de 75.000 euros para Íñigo López y deberá comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes. Su abogado, Juan Pablo Lerena, explicó que el jugador tiene 15 días para depositar la fianza y ha señalado que los delitos por los que se le investigan son los de corrupción entre particulares en su modalidad de competiciones deportivas, predeterminación del resultado de competiciones deportivas y cooperación necesaria en un posible delito de estafa por las apuestas. Borja Fernández también quedó en libertad y tendrá que presentarse ante el magistrado cada quince días.

El fiscal jefe ha confirmado, en declaraciones a los medios de comunicación, que estas actuaciones se iniciaron con una denuncia de LaLiga, que presentó denuncia de la Fiscalía General del Estado en relación al partido Huesca-Nàstic. "La Fiscalía General del Estado, a través de la Secretaría General Técnica, nos manda todas las actuaciones para que incoemos diligencias de investigación. Al cabo de unos meses de estar practicando diligencias lo judicializamos y le tocó al Juzgado de Instrucción número 5", ha advertido.

Durante este tiempo "el Juzgado ha estado investigando y ha estado haciendo intervenciones telefónicas, entradas y registros, y ha culminado con la detención de los investigados". "Ha existido una trama principal y ha habido unas ramificaciones, en muchas ocasiones cuando se investiga un hecho concreto, no solamente en este caso, pueden salir otros hechos relacionados, entonces hay que diferenciar", ha añadido Baratech.

El fiscal jefe ha manifestado que "el atestado de la UDEV se refería, por un lado a organización criminal" y que por otro están "los delitos de corrupción deportiva y también se hacía referencia a blanqueo", aclarando que "no a todos los que han declarado hoy se les investiga por los mismos hechos". "Es decir, puede haber un investigado que se le impute el delito de corrupción deportiva, otro que se le impute el blanqueo de capitales", ha afirmado.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?