Pese a las críticas, los Wallabies mantienen su espíritu bien alto

El centro australiano, Samu Kerevi, hace caso omiso a las críticas y le apunta a la preparación del partido de cuartos de final en un campamento en las afueras de Tokio, donde se sienten como en casa.

sección deportes

Samu Kerevi, subcapitán de los Wallabies.

RUGBY WORLD CUP

El subcapitán de Australia, Samu Kerevi, expresó que están fascinados por volver a Odawara donde se sienten más que cómodos y allí realizaron todos los entrenamientos previos al inicio del torneo.

En menos de 90 minutos, una vez finalizado el partido ante Georgia, los jugadores emprendieron el viaje de regreso durante toda la noche con destino al pueblo costero y escapando al Tifón Hagibis, alojándose en un lugar por demás acogedor y confortable.

A pesar de los cuestionamientos hacia el entrenador Michael Cheika y al plan de juego empleado por los jugadores, dice que el espíritu del equipo no puede estar más alto.

"El partido fue perfecto para nosotros" dijo Kerevi haciendo alusión al encuentro ante Georgia ya que era todo un desafío ante un equipo muy físico.

El segundo centro señaló que Australia propuso un juego abierto con la pelota en las manos como estrategia a pesar de la lluvia y el viento. "Todavía hay áreas del juego que podemos mejorar y hay mucho que aprender de ese partido, pero pienso que realmente fue un buen encuentro para para llegar a los cuartos, sea con quien sea que juguemos".

Acerca del campamento en el que entrenan, resaltó que "Odawara es el lugar perfecto para nosotros en este momento, en términos de nuestra familiaridad. Esto básicamente es nuestro hogar, estar aquí es increíble".

En colectivo hacia Odawara

Con respecto al Tifón Hagibis y al viaje en colectivo hacia Odawara, Kerevi explicó que "no hay quejas por parte de nadie, no podemos decirle al tifón que se vaya. Estuvo todo bien en el micro con algunos chicos bromeando y estaban todos contentos".

Además agregó que "algunos escuchaban música, otros miraban Netflix o dormían, algunos comían. Llovió bastante durante el viaje y tuvimos que cerrar las ventanas. Fue un viaje fantástico para disfrutar".

Con el equipo y los fans guardados en el hotel por la llegada del Tifón Hagibis, los jugadores hicieron trabajos en el gimnasio y pileta entrenando además en una zona cubierta.

El plan ahora es viajar hacia Oita el próximo miércoles donde será la sede del partido de cuartos de final.

Después de haber perdido de manera ajustada ante Gales en su segundo partido del Grupo D, el mantra del equipo fue "jugar cada partido como una gran final". Se enfocan en lo que Kerevi explicó como 'golpe de gracia' que los colocó en este lugar y aclaró que "no creo que tengamos que cambiar algo y tenemos que pensar en nuestro progreso".

Kerevi no considera que tenga algún efecto negativo las seis victorias de Inglaterra ante Australia en los últimos partidos con el último antecedente positivo que fue el triunfo 33-13 en la fase de grupos de la RWC 2015.

"Esta es una Rugby World Cup, las estadísticas e historiales son relativos. Vieron el partido de Japón ante Irlanda y se darán cuenta lo que les digo. Me encanta jugar ante Inglaterra", confesó Kerevi.

El fullback Kurtley Beale es optimista y cree que estará disponible, después de haber recibido un golpe en la cabeza. En tanto que el wing Reece Hodge ya está listo para jugar, después de haber cumplido la suspensión de tres semanas por cometer una infracción.

Los Wallabies se preparan para lo que viene y van paso a paso.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?