Novak Djokovic arrancó con el pie derecho en París

El serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, inició su camino en el Masters 1000 de París superando al joven local Corentin Moutet en sets corridos, por 7-6 y 6-4.

sección deportes

Novak Djokovic.

ROLEX PARIS MASTERS

Novak Djokovic necesitó sacar su mejor versión desde el primer día. En su debut en el Masters 1000 de París, el serbio vio cómo Corentin Moutet tenía dos puntos de set al resto (3-5) para haberse llevado el primer set del partido. El serbio, sin embargo, apretó los dientes y terminó remontando 7-6 (2), 6-4 en una hora y 46 minutos de juego.

Buscando defender el título que ganó en 2018, Djokovic se plantó en la pista central del Masters parisino dispuesto a firmar un comienzo contundente. Se encontró con Moutet, que accedió al cuadro en calidad de lucky loser. Y las cosas se torcieron para Djokovic en su inicio, cuando el francés logró un break para ponerse por delante, siendo capaz de mantenerlo hasta llegar al 5-3.

Ahí aparecieron las opciones de Moutet para romper el saque de su contrario y llevarse el primer set. Ahí apareció Djokovic dispuesto a salvarlas. Y ahí cambió el rumbo del partido: el serbio dio un paso al frente y cuando llegó el desempate, con su oponente manteniendo el impulso pese a perder el break de ventaja que tenía, se desató por completo.

Así, Djokovic se hizo con el primer set y se disparó en el segundo, colocándose 4-1 en un suspiro. De repente, todo lo que tenía en contra pasó a estar a su favor porque el serbio fue capaz de desplegar su lado más definitivo sobre la pista de París ante uno de los protegidos por la grada.

En ese ambiente, Moutet tuvo algo más que decir: el francés logró un break, ganó su saque inmediatamente después y recortó la distancia, pasando de estar 1-4 a 3-4. En consecuencia, el Nº97 del ranking ATP creció y se dio la oportunidad de pelear por una remontada que no terminó llegando.

Sin alterarse, manteniendo sus nervios bajo control, Djokovic cerró el encuentro y se metió en los octavos de final del último Masters 1000 de la temporada. Ahora le espera otra buena prueba: Kyle Edmund, quien dejó en el camino a Diego Schwartzman.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?