Jones y Hansen: del combate dialéctico al juego real

Los entrenadores de Nueva Zelanda e Inglaterra, dos de los mejores del mundo, se guardan un mutuo respeto y empatan a uno en sus enfrentamientos.

sección deportes

Eddie Jones y Steve Hansen.

RUGBY WORLD CUP

Es difícil de adivinar quién ganó la batalla verbal antes de las semifinales entre el entrenador de Nueva Zelanda, Steve Hansen y el de Inglaterra, el australiano Eddie Jones, quienes durante la semana, se enredaron en un interesante cruce de declaraciones. Por el tono de sus palabras, lejos de calentar el partido, disfrutaron ofreciendo al público un entremés de lo que se anticipa que puede ser el gran clásico de la Copa del Mundo 2019.

“Simplemente nos reímos de todo esto. Me estaba riendo y recibí un mensaje ‘¿cómo te va Steve? Estoy bien, gracias Eddie’. Él se ríe y yo me río”, bromeó Hansen mientras hablaba con cariño acerca de la relación que mantienen ambos técnicos quizás, los dos más reputados del panorama internacional.

Porque, por lo que se puede leer entre líneas Jones y Hansen profesan profundo respeto por las ideas y capacidades del otro.

Hansen habló de Jones como ‘un grant tipo’ y se sabe que admira su mente analítica y su total pasión por el rugby. Por el otro lado, Jones describe a su viejo rival como el “mejor entrenador” surgido de Nueva Zelanda, el país más exitoso en el rugby internacional.

Su rivalidad se ha estado fraguando paso a paso durante los últimos 25 años. Tras colgar los botines, ambos comenzaron su carrera de entrenador en sus clubes de toda la vida. El enérgico hooker Jones tomó las riendas de su club, Randwick, en Australia en 1994, mientras que un par de años después, Hansen comenzó a dirigir en Canterbury, la provincia para la que había jugado como centro.

En los albores del Super 12, se enfrentaron antes de saltar a la escala internacional. Eddie Jones estaba al cargo de Brumbies es mientras que Hansen fue durante un tiempo asistente de Crusaders. Sorprendentemente y antes del partido del sábado, solo se han enfrentado dos veces dirigiendo a sus respectivas selecciones.

Primer partido – Victoria de Jones (Sidney, 14 de junio de 2003) - Australia 30-10 Gales

Este partido llegó en un momento difícil para Hansen, que había tomado su primer trabajo internacional con Gales en 2002 y estaba en medio de una pésima racha de resultados que había puesto su trabajo en peligro. Jones, por su parte, perfilaba a unos Wallabies que en unos meses iban a defender el título de 1999 en su casa. Los de australianos se impusieron gracias a la potencia del deslumbrante ‘fichaje’ del rugby league Wendell Sailor, que anotó dos de los cinco tries de Australia.

Ese día, sin embargo, Jones alabó a su oponente afirmando que Gales había jugado un partido competitivo. Ese otoño, los Wallabies alcanzarían la final de la RWC 2003 mientras que Hansen logró mejorar la imagen de una chispeante selección galesa que alcanzó los cuartos de final y que, gracias a las bases sentadas por el neozelandés, lograría luego su primer Seis Naciones.

Segundo partido – Victoria de Hansen (Twickenham, 10 de noviembre de 2018) - Inglaterra 15- 16 Nueva Zelanda

El segundo partido entre ambos tendría que haber tenido lugar en noviembre de 2013. Hansen había heredado el puesto de Graham Henry al frente de los All Blacks tras ser parte del staff del equipo vencedor en la RWC 2011 y estaba llevando a los campeones a su primer test match en suelo japonés.

Allí le tendría que haber estado esperando Jones, que ya había comenzado a construir el equipo de Japón que acabaría venciendo a Sudáfrica en Brighton dos años después. Pero Jones sufrió un derrame cerebral dos semanas antes del partido y terminó en un hospital. Los All Blacks, se impusieron por 54-6.

Así que hubo que esperar otros cinco años para que los dos equipos entrenados por ambos se enfrentaran. Sucedió en las afueras de Londres, bajo la lluvia, y cuyas condiciones se pueden asemejar a lo que se avecina el próximo sábado. Inglaterra lideraba por 15-0 con tries de Chris Ashton y Dylan Hartley pero al final los All Blacks le dieron la vuelta hasta el 16-15.

Hasta hoy, los aficionados se siguen preguntando si el try anulado a Sam Underhill tenía que haber subido al marcador para cerrar la victoria para los locales. No fue así y el referí cobró offside a Courney Lawes al cargar una patada del medio scrum TJ Perenara.

Luego de 15 años Hansen empataba a uno con Jones. La pregunta es, ¿quién se llevará el decisivo desempate?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?