El futuro de Los Pumas, pensando en Francia 2023

El futuro de Los Pumas, pensando en Francia 2023

Mario Ledesma deberá comenzar a delinear un plantel, teniendo en cuenta la edad y el nivel de los jugadores

La pregunta a Mario Ledesma el día del anuncio del equipo que jugó el último partido del Mundial ante Estados Unidos fue concreta: “¿Cuántos jugadores de este plantel creés que no llegarán a Francia 2023?”. El entrenador de Los Pumas respondió: “Por diferentes factores, pero sobre todo por un tema de edad, serán entre 10 y 15. Nosotros estuvimos en el promedio histórico entre Mundial y Mundial y trajimos a 16 jugadores debutantes”, explica el portal Clarín.

El neocelandés Alex Wyllie fue el que más cambió para el plantel Puma del Mundial 1999, con 24 modificaciones con respecto a la lista de Sudáfrica 1995.

Mientras que Marcelo Loffreda resultó el que menos metió mano de cara a su primera experiencia mundialista en 2003: apenas dispuso 11 nombres nuevos con respecto a aquellos que por primera vez habían pasado para Argentina la primera fase de la copa Webb Ellis, con el recordado triunfo ante Irlanda de Lens.

Un dato: en promedio, en las nueve participaciones mundialistas del equipo nacional, hubo 17 cambios entre torneo y torneo.

Yendo al presente, sólo hay un jugador del plantel de 2019 que ya se sabe que no jugará en Francia, sencillamente porque él mismo lo dijo. El santiagueño Juan Manuel Leguizamón, de 36 años, anunció que el partido contra Estados Unidos fue el último para él con la camiseta de Los Pumas.

Otros lo dejaron entrever, como Juan Figallo. El pilar salteño habló después de la dolorosa derrota frente a Inglaterra y con lágrimas en los ojos consignó que a los 31 años ese pudo haber sido su último test con el seleccionado.

A los 31 convocados por Ledesma (32 si se lo suma a Gonzalo Bertranou, quien llegó para reemplazar al desgarrado Cubelli) se los puede dividir en tres grupos de acuerdo a sus edades.

.

Los de 30 años o más son Creevy, Figallo, Leguizamón, Cubelli, Sánchez, Urdapilleta y Tuculet. Los de edad intermedia (25 a 29) son Tetaz Chaparro, Montoya, Socino, Lavanini, Alemanno, Matera, Lezana, Ortega Desio, Bruni, Ezcurra, De la Fuente, Orlando, Moroni, Moyano y el propio Bertranou. Y los menores de 25 son Vivas, Medrano, Pieretto, Petti, Kremer, Mensa, Mallía, Delguy, Boffelli y Carreras. Con esa lista en la mano es interesante hacer algunas reflexiones.

En primer lugar, hay que destacar a los que eligieron seguir jugando en el exterior después del Mundial y allí aparecen los nombres de Matera y Lavanini, dos de los titulares del pack de forwards (el ala es el capitán, incluso).

Cuando Matera firmó su contrato con Stade Francais -será uno de los jugadores mejor pagos del club parisino- y Lavanini con Leicester, supieron que de alguna manera estaban hipotecando su futuro en Los Pumas por esa norma (flexible de cara a Japón) de postergar a los que eligen irse a Europa y no se quedan en el sistema del rugby profesional argentino, que menos dinero les permite ganar. Isa, Imhoff y Cordero por ejemplo pueden dar fe de ello.

Agustín Creevy quiere hacer más historia con Los Pumas

Por edad, a Creevy (34 años) y a Urdapilleta (33) les será muy difícil repetir en 2023. Además, el hooker y ex capitán ya lo tiene a Montoya a su mismo nivel desde hace un tiempo y quien terminó el Mundial como titular en el puesto tiene la ventaja de tener nueve años menos.

El caso del apertura es diferente: se ganó un lugar en el equipo casi sobre el final luego de que Sánchez no mostrara el nivel que siempre tuvo y le ganó la pulseada en el mano a mano a Joaquín Díaz Bonilla, quien había tenido una muy buena temporada en el Super Rugby.

Cubelli, Sánchez y Tuculet también la tendrán complicada porque los tres tienen 30 años. Es cierto que el medio scrum es el titular de Ledesma en el puesto, pero no tuvo el Mundial esperado. Y los otros dos, que durante mucho tiempo fueron de las figuras más importantes del equipo, perdieron terreno y les costará recuperarse.

En ese grupo de 15 jugadores de entre 25 y 29 años, hay un punto importante para destacar. Algunos de ellos, de probada calidad, no tendrían problemas en llegar a Francia siempre y cuando no aparezcan chicos que puedan competirles en sus puestos.

Y ahí será tarea de Ledesma y su staff llevar de a poco a promesas que vienen pidiendo pista, como el wing tucumano Mateo Carreras (integró el equipo ideal del Mundial juvenil del año pasado y en la última temporada se destacó en el circuito Mundial de seven), el octavo santiagueño Juan Bautista Pedemonte (una de las figuras de Los Pumitas que fueron cuartos en el último Mundial) y el ala Santiago Grondona, quien este año no aceptó la convocatoria de Jaguares, pero que luego se destacó en Jaguares XV.

Por último, está el grupo de los Pumas más chicos. Entre ellos se destacan nítidamente Kremer y Petti, quien con 24 años ya jugó su segundo Mundial y algún día será el capitán de Los Pumas, seguramente. Ellos serán dos líderes clave del equipo en los próximos años.

Y el entrenador tiene una fe enorme en Vivas, Delguy y Carreras. ¿Y Boffelli? Nadie duda de sus enormes condiciones de gran jugador y seguramente el rosarino debe ser uno de los de este plantel que ya quiere una revancha inmediata en 2023, el Mundial que, según el propio Ledesma, Los Pumas “empezaron a jugar” en la victoria frente a Estados Unidos.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?