De Allende y una pizca de arte español

Los Springboks apuestan por la contundencia física del centro sin renunciar a muchas de sus tantas destrezas.

sección deportes

Damian de Allende.

RUGBY WORLD CUP

De procedencia española, Damian de Allende copa desde hace años, páginas y portadas de revistas de moda como GQ, Men’s Health o L’Uomo Vogue gracias a su cuidado estilismo con el que potencia sus rasgos latinos.

Sin embargo, no es su faceta como modelo lo que lo ha hecho indiscutible en el medio del campo de los Springboks. Tampoco el cliché de preciso y artístico, que bien se podrían aplicar a un 'matador de toros', sino a su capacidad para el contacto como portador de pelota.

Sin capote ni estoque, De Allende ha alcanzado 45 caps con Sudáfrica y durante la Copa Mundial de Rugby 2019 ha logrado un gran estado de forma que lo llevó a brillar en la victoria ante Japón en cuartos de final. Sin embargo, ante los anfitriones, la fortuna del try se le negó cuando el referí advirtió que había entrado en el ingoal de manera ilícita.

En otra de sus facetas, estuvo enorme en defensa liderando a los Boks con 16 tackles. Además, recuperó tres pelotas. Una de ellas crucial, a escasos metros de su ingoal, cuando provocó un penal en un punto de encuentro rompiendo el ataque japonés.

Su estado de forma es un reflejo de cómo se siente: “Afortunadamente no he tenido ninguna lesión durante los últimos dos años”, recuerda. “Cuando pasa eso y construyes momentum durante un largo periodo de tiempo, el trabajo duro comienza a dar sus frutos. No diría que estoy en mi mejor forma pero estoy disfrutando”, añade.

Pero no siempre ha sido sencillo para el gran centro de Ciudad del Cabo que dejará Stormers para unirse a los Panasonic Wild Knights en Japón cuando termine la actual Copa Mundial. A pesar de pesar 101 kg y medir 1,89 m, De Allende nunca estuvo muy presente en las inferiores de Sudáfrica ni las de su provincia. Sin embargo, durante el torneo universitario de 2012, tuvo una gran actuación para Ciudad del Cabo, lo que le abrió las puertas del seleccionado de Western Province.

Dos años más tarde recibió la primera llamada de los Springboks y terminó formando parte del equipo de la RWC 2015. Tras la derrota ante Japón en el primer partido, De Allende acabó ganándose la titularidad y logró el mote de estrella durante un torneo en el que Sudáfrica finalizó en la tercera colocación tras caer en semifinales ante Nueva Zelanda y vencer a Los Pumas en la Final de Bronce.

Su ex entrenador en los Stormes, Robbie Fleck, a menudo destaca el buen juego con el pie de De Allende así como su habilidad para el pase, pero los aficionados de los Boks no ven tan a menudo esas facetas. Con Sudáfrica, su papel se ajusta a tareas concretas.

Justamente, de De Allende se espera que gane la línea de la ventaja como primer portador de pelota en vez de construir un juego más elaborado. Asimismo, el afirma que tiene la libertad de inventar y arriesgar.

“A veces es difícil dar un pase al 50% porque sabes que si no aciertas probablemente concedas siete, cinco o tres puntos”, desvela. “Uno quiere tomar riesgos de vez en cuando si de verdad tienes que hacerlo. Si la oportunidad aparece y sientes que puedes tomarla, entonces lo haces”, agrega.

“Pero diría que si dudas, es mejor guardarla y probar a jugar una o más fases para ver si puedes romper la defensa y superar la línea de la ventaja”, explica acerca de la mentalidad que De Allende quiere para el partido de semifinales contra Gales.

Sirva aquí la comparación taurina: Primero atraer, luego humillar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?