Luto en el deporte por la muerte de una leyenda del rugby

Un duro golpe para el rugby sudafricano: Chester Williams, integrante de la selección campeona del mundo en 1995, murió este viernes, a los 49 años. El ex wing había sufrido una crisis cardíaca en Ciudad del Cabo, donde vivía y trabajaba como entrenador en la Universidad del Cabo-Occidental.

sección deportes

.

@DIRCO_ZA

El rugbier sudafricano Chester Williams, único integrante de color de la Selección campeona del mundo en 1995, falleció hoy a los 49 años, anunció la agencia internacional AFP. Fue el primer negro en integrar una selección local luego de la caida del apartheid.

Williams, que jugaba como wing, sufrió una crisis cardíaca en Ciudad del Cabo, donde residía y trabajaba como entrenador de rugby de la Universidad del Cabo-Occidental.

Un año antes del mundial había terminado en el país el régimen racista del apartheid, por el que separaba a las razas en el terreno jurídico (Blancos, Asiáticos, Mestizos o Coloured, Bantúes o Negros) con el objetivo de establecer una jerarquía en la que la raza blanca dominaba al resto y, como consecuencia, prohibía a los negros vestir los colores nacionales en el rugby.

Williams hizo historia al participar del equipo que ganó la final del Mundial de rugby de 1995 a los All Blacks neozelandeses (15-12) en el estadio de Ellis Park.

Hasta entonces, los jugadores negros no tenían derecho a representar al equipo de los Springboks aunque hubo un par de excepciones. En 1981 el medio apertura Errol Tobias fue seleccionado a la selección y en 1984, Avril Williams se sumó a Tobías. Fue la única vez en la historia del apartheid en que dos negros integraron a los Springboks. Jugaron cuatro partidos.

Tobias y Williams sufrieron tanto el rechazo de los blancos por "inmiscuirse" en su deporte, como a la de los negros por participar en un equipo que eran el estandarte del régimen racista.

Fue la única vez que negros integraron el equipo durante el apartheid: Tobias se retiró y Williams no volvió a ser convocado.

Aún hoy hay problemas con la integración racial del equipo, al punto de que se impusieron cuotas. La mitad de los jugadores para el Mundial de Japón de este año deben ser negros, según el acuerdo cerrado entre la Federación Sudafricana de Rugby y el Gobierno.

Pero en 1995 no corría ninguna obligación y el único negro en jugar en la selección, hasta entonces fuera de las competencias internacionales, fue Chester Williams, quien hoy es noticia por su muerte, que se produce menos de dos meses después que su excompañero de equipo James Small, el otro wing del histórico plantel.

"Hubo un gran movimiento anti-racial en el rugby que salió reforzado en 1995, pero la estructura corporativa del rugby blanco terminó por absorber el rugby negro", explicó el profesor John Nauright, autor del seminario "Larga carrera a la Libertad" sobre la identidad y el deporte en Sudáfrica. Y agregó: "Si hubieran perdido los Springboks el gobierno habría tenido que presionar a las autoridades del rugby a alcanzar la integración más rápido".

La transformación de la selección sudafricana de rugby se fue dando con pequeños pasos. En el la edición del 2007, dos negros formaban parte de los Boks. En 2018, el seleccionador Rassie Erasmus convocó a siete negros para un test-match contra Gales, pero fueron únicamente tres para medirse a Nueva Zelanda.

A principios del año pasado dio sin embargo un gran paso al nombrar a un negro como capitán del XV nacional por primera vez, Siya Kolisi. pero el tema de las cuotas y las capacidades de cada jugador están en debate.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?