Kyle Baille, el único internacional que dio la isla Príncipe Eduard

El segunda línea dejó su trabajo en la construcción atrás con el único objetivo de poder jugar para Canadá, años después cumple su sueño de jugar en la Rugby World Cup.

Sección Deportes

Kyle Baille

La historia de Kyle Baille, segunda línea de Canadá que será titular contra los Springboks, habla de rebelarse contra su destino como obrero de la construcción y su carrera por escapar al deporte nacional del país de la hoja de arce: el hockey. Cuando salte al campo de juego del Kobe Misaki Stadium, se convertirá en el primer jugador de la provincia más pequeña de Canadá en representar a su selección.

Baillie está acostumbrado a crecer desde la adversidad para convertirse el único jugador de rugby internacional que ha dado la isla Príncipe Eduardo en la costa atlántica de Canadá.

Nacido en Summerside, una ciudad de 30.000 habitantes, comenzó practicando hockey como antes lo hizo su padre, hasta los 17 años. Mientras que la pequeña provincia del Este de Canadá, pese a su pequeño tamaño está ampliamente representada en la National Hockey League, el rugby, sin una cancha reglamentaria en toda la isla, se practica apenas en un club y algunos equipos escolares.

Pero a la edad de 15 años, a la primera pelota que tocó, Baillie ya había decidido que el rugby iba a ser su deporte. Su dedicación fue recompensada con su primer cap contra EE.UU., en el 2016. Con 28 caps en su haber, fue una de las piezas fundamentales en el repechaje para clasificar para Japón 2019.

Su titularidad el martes será la primera de un jugador de la isla Príncipe Eduardo y Baillie tiene asegurado el apoyo desde su casa. Sus antiguos compañeros le bombardean a mensajes mientras que su antiguo profesor de secundaria, que también entrenaba al equipo del colegio, viajó hasta Japón para apoyarlo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?