Holan rompió el silencio y habló de su pasado

El entrenador no hacía declaraciones desde su salida de Independiente, explicó por qué tomó algunas decisiones cuando dirigía al Rojo y se refirió a la actualidad del fútbol argentino.

seccion deportes

Ariel Holan.

TÉLAM

El ex director técnico de Independiente, Ariel Holan, reapareció hoy ante la opinión pública después de su polémica salida del club de Avellaneda, donde admitió que cometió "varios errores, como por ejemplo pensar demasiado en la economía de la institución y descuidar el trabajo específico".

"Debo reconocer que cometí varios errores, pero en lo puntual debería hacerlo en el seno del club. En muchos momentos, el hecho de pensar en la economía de la institución hacía que, por ejemplo en las decisiones de altas y bajas, con los directivos nos equivocamos más de una vez pensando que había necesidad de vender. Si hubiese pensado más en mí, seguro que habría tomado otras decisiones", indicó.

"Por empezar no hubiera pensado tanto en la economía a corto plazo. En las altas y las bajas, a pesar del buen balance económico, en algún caso no deberíamos haber sido tan vendedores, mientras que en otros era imposible porque el nivel de los futbolistas marcaba que el club no podía negarse a recibir 15 millones de dólares, y el jugador menos", reconoció.

Holan fue entrevistado por TNT Sports, donde explicó que al momento de arrancar su proceso al frente del plantel de Independiente, equipo del que es hincha, lo primero que buscó "fue recuperar la mística fuera de la cancha y la identidad dentro de ella".

"Y esa mística la busqué con la gente que en mi adolescencia llevó a Independiente a un gran lugar internacional como Daniel Bertoni, el 'Chivo' Ricardo Pavoni, el 'Japonés' Osvaldo Pérez y, por supuesto, Ricardo Bochini, todos hombres de consulta. Y después esa identidad la llevamos dentro de la cancha. El equipo del 2017 fue agresivo y vertical, y el de 2018 no tenía tanto vértigo pero sí buen trato de pelota", puntualizó.

"Y así pudimos transitar lo que era innegociable: la identidad de Independiente. Además, hicimos cosas que no se ven en infraestructura, ya que el club va a inaugurar cinco canchas de nivel internacional que no las tiene nadie en Argentina. También pusimos atención en otras cosas como en kinesiología, ya que no había estructura en el club", advirtió.

Sin querer involucrarse en el presente del equipo porque quiere "muchísimo a Independiente y tiene un entrenador que está trabajando como Sebastián Beccacece", eligió repasar parte del pasado. "Es que ganamos dos Copas, primero la Sudamericana y la Suruga Bank 2018 fue la segunda, pero quedamos fuera en cuartos de final de la Libertadores con River, un rival que es de los mejores del Continente".

"Pero también vendimos por 60 millones de dólares y compramos por 22, y de eso recuperamos dinero porque ahora algunos de esos se fueron a préstamo. El balance administrativo fue muy bueno. Veníamos de una organización deficitaria y dejamos las arcas del club en orden. Estoy agradecido a Pablo y Hugo Moyano por la posibilidad que me dieron. Cometimos errores, pero aprendimos muchísimo de ellos", aseguró.

"Lo que pasó fue que Independiente no estaba para gastar lo que quería. Esta dirigencia lo tomó recontra fundido y de la B Nacional. Pero también apuntamos a refundar todos los predios para que Independiente tenga una infraestructura mejor. Hay canchas nuevas, está el centro de alto rendimiento y demás cosas que ayudan a conseguir logros deportivos", apreció.

Sobre su relación con los hinchas "rojos" destacó que "solamente" le demuestran "cariño, como lo hicieron durante los dos años y medio" que fue entrenador. "Lo que pasa es que culturalmente no estamos preparados para procesos largos. Tienen que darse variables que es muy difícil que se puedan alinear. Dependen del contexto, cuerpo técnico y dirigencia. Cada institución tiene sus coyunturas en momentos puntuales".

"En Argentina todo es blanco o negro, todo es vida y muerte. En otras sociedades todo es más natural. En Argentina soy de los pocos que llega al fútbol sin haber sido futbolista (salió del hockey sobre césped), pero es así y no me lo cuestiono, porque amo ser entrenador. Lo soy desde los 16 años y tengo 59. De hockey, de fútbol. No sé otra cosa, porque mi amor eterno es con mi profesión", sostuvo.

"Todos creemos que sabemos de fútbol, yo creo que hay que prepararse. Yo disfruté mi etapa de analista, mi etapa de ayudante y cuando entendí que no me llenaba, empecé mi carrera de entrenador", puntualizó.

"Y en cuanto al fútbol argentino, a los equipos campeones nos cuesta mucho ser ganadores en Copa y campeonato al mismo tiempo. Por eso fui a ver a Inglaterra, porque los clubes de primer nivel mundial son parecidos a una selección. Acá cuesta porque el contacto físico en América es diferente al de Europa. Acá en cada partido terminás con una bolsa de hielo. Los métodos regenerativos y de alimentación tenemos que cambiarlos en Sudamérica. Por eso quiero seguir mi carrera en el exterior", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?