Ganar afuera y repetir de memoria, los desafíos del Lobo

Gimnasia y Esgrima tiene todo listo para debutar oficialmente en este 2019. El Lobo obtuvo una buena cantidad de puntos en la primera parte del torneo y está cómodo camino al objetivo de la permanencia, aunque aún tiene algunas cuentas pendientes que, si las salda, le permitirán apuntar a algo más.

Avatar del Lucas Burgoa

Lucas Burgoa

eL lOBO TUVO UNA BUENA PRIMERA PARTE Y QUIERE TERMINAR EL CAMPEONATO FESTEJANDO

Pachy Reynoso/MDZ

El Lobo del parque General San Martín tuvo un gran semestre desde los números en su regreso a la Primera B Nacional. De la mano de José María Bianco, Gimnasia inició el torneo con el objetivo de lograr la permanencia y en la primera parte cosechó 21 puntos en 13 partidos jugados.

Dichos números le permitieron al Lobo comenzar 2019 bastante cómodo en los promedios. Es que lidera la tabla de los once equipos indirectamente afiliados a la AFA, de los cuales descenderá uno al Federal A.

Además, Gimnasia arranca el año en zona de clasificación al reducido por el segundo ascenso a la Superliga, condición que buscará afianzar en esta segunda mitad del campeonato y que, si ajusta algunos detalles y salda un par de deudas que le quedaron del semestre pasado, lo conseguirá con holgura.

José María Bianco

La primera tiene que ver con el rendimiento y los resultados conseguidos en condición de visitante. El Lobo hizo de su estadio una fortaleza y jugando allí sacó 18 de los 21 puntos cosechados hasta ahora, lo que le permitió ser el equipo que más puntos sacó de local en el torneo.

Pero jugando fuera de casa la situación es antagónica ya que no ganó un solo partido. De seis encuentros jugados, perdió tres y empató el resto, cosechando tres puntos. En una virtual tabla de posiciones de los puntos conseguidos como visitante, Gimnasia se encuentra penúltimo, sólo por encima de Olimpo que apenas cosechó una unidad jugando afuera de Bahía Blanca.

Encima, en esta segunda parte del torneo el elenco Mensana jugará más veces afuera que en su cancha: serán seis los partidos de visitante -contra cinco de local- en los que visitará a Los Andes, Almagro, Villa Dálmine, Arsenal, Gimnasia de Jujuy e Instituto.

Si mantiene su efectividad en el Víctor Legrotaglie, dar vuelta la tortilla afuera de nuestra provincia le permitirá a Gimnasia no sólo abrochar la permanencia, para lo cual está cerca, sino también permitirse soñar con pelear por el ascenso a Primera.

La segunda deuda que José María Bianco buscará saldar tiene que ver con poder repetir el equipo en partidos consecutivos. Es que en la primera parte del torneo, Gimnasia no pudo jugar con los mismos once de un partido al otro en ninguna ocasión, y ahora contra Los Andes no será la excepción ya que el DT no podrá repetir el que terminó jugando en 2018.

El Blanquinegro no pudo salir de memoria en ninguna ocasión y, si bien no sea una meta primordial del entrenador, poder repetir la alineación le permitiría ir aceitando el funcionamiento del equipo y, con ello, encontrar la regularidad que le faltó en la primera mitad del campeonato y así saldar la deuda de ganar como visitante.

La primera prueba será este viernes, ante Los Andes y de visitante. Allí Gimnasia podría romper la racha y festejar por primera vez lejos de Mendoza.

Los elegidos para el inicio oficial del año son Tomás Marchiori; Lucas Fernández, Diego Mondino, Lucas Márquez, Leandro Aguirre; Lucas Baldunciel, Pablo Cortizo, Diego Auzqui, Gonzalo Bazán; Patricio Cucchi y Sebastián Matos.

¿Empezará a salir de memoria?

¿Querés recibir notificaciones de alertas?