Gales le ganó un partidazo a Australia

El Dragón sigue a pazo firme en la Copa del Mundo Japón 2019 y logró su segunda victoria consecutiva al superar por 29 a 25 a los Wallabies en el Tokyo Stadium.

sección deportes

Gales superó a Australia por 25-29 en el duelo por la cima de las posiciones del Grupo D y logró una prestigiosa victoria que perfila a la selección de Warren Gatland como una de las favoritas a avanzar hasta las instancias finales de la Copa del Mundo.

Gracias a una primera mitad que rozó la perfección gracias a la conducción y el acierto con el pie de sus dos aperturas, Dan Biggar y Rhys Patchell, el Dragón anotó dos tries en los primeros 40 minutos de la mano de Hadleigh Parkes y Gareth Davies. Los Wallabies, por su parte, tardaron en entrar en el partido y solo a falta de diez minutos para el final apelaron a la heroica para quedar a disposición de remontar una diferencia que había llegado a ser de 18 puntos.

En un choque muy parejo Gales supo adelantarse en el marcador tras un inicio frenético. Del saque inicial recuperó la posesión y tras dos fases de los forwards, Dan Biggar pidió la pelota para intentar el drop. Apenas unos metros retrasado sobre los 22 rivales, el apertura acertó cuando no se había cumplido el primer minuto de juego.

Australia había introducido dos cambios fundamentales en la dirección del equipo con la titularidad del medio scrum Will Genia y el apertura Bernard Foley para complicar con sus patadas a la espalda a los backs galeses. Pero fueron los del Dragón quienes ganaron la batalla táctica en los primeros minutos gracias a su presión con la tercera línea: Recuperaciones rápidas y juego a la mano para enviar pelotas a los wings North y Adams que se mostraban incisivos.

Tras un penal en un scrum a favor de los galeses, los de Warren Gatland ingresaron en los 22 rivales. En ventaja, Biggar detectó la superioridad en el wing derecho y colgó una patada alta que el centro Hadleigh Parkes recogió sobre la línea en la disputa con los backs australianos. El diez sumó la conversión y Gales tomaba una ventaja amplia de 10 a 0.

Sobre el cuarto de hora, el árbitro Romain Poite sancionó un tackle sin pelota del capitán australiano Michael Hooper sobre Biggar. Una evaluación mayor podría haber complicado más las cosas para el conjunto que dirige Michael Cheika pero ambos equipos siguieron con quince hombres en cancha.

El conjunto australiano se recompuso, dio la vuelta a un scrum y recuperó la pelota. Por primera vez con un line en campo rival, Australia construyó con criterio. Samu Kerevi se cortó haciendo retroceder a la defensa galesa, Foley, inteligente, devolvió la moneda a Biggar y pateó al wing contrario donde apreció Adam Ashley-Cooper que ingresó en el ingoal. Sin sumar la conversión, Australia se estrenó en el marcador.

A partir de entonces, los dos equipos trataron de capitalizar los errores de manejo del rival, en un partido de alto ritmo y complicado en los puntos de encuentro. A los 28 minutos Foley redujo la ventaja galesa al sumar un penal que rápidamente contrarrestó Rhys Patchell que había ingresado en el encuentro mientras Biggar era evaluado por una posible conmoción cerebral. El apertura suplente restableció los cinco puntos de ventaja para el Dragón (13-8) comenzando a labrar una actuación personal que mantuvo el excelente nivel de su compañero durante todo el encuentro.

Gales no notó la baja de Biggar que no regresó tras el descanso. Minutos después continuó con su escapada en el marcador gracias un un lejano penal, acción que precedió a la jugada que definió el partido. Luego de la salida de centro, el medio scrum Gareth Davies leyó a la perfección un pase de Genia. Muy planos los backs aussies, Davies interceptó la pelota y se fue derecho al try. El golpe a la moral australiana, apenas a dos minutos del descanso, y la conversión anotada por Patchell (23-8) dejaba el camino despejado a los de Dragón con toda la segunda parte por jugar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?