Fórmula 1: la incertidumbre de Bakú prueba la fortaleza de Mercedes

Después de tres carreras disputadas, la marca alemana encadena sendos dobletes y ha protagonizado el mejor inicio de la F1 desde 1992, cuando Williams fue el último equipo capaz de lograr ese hito teniendo como pilotos a Nigel Mansell y Riccardo Patrese. ¿Podrán con ellos?

Sección Deportes

Los Mercedes siguen siendo los autos a vencer

F1

La gira asiática del principio de la temporada de Fórmula 1 llega a su fin con el Gran Premio de Azerbaiyán. La cuarta cita del calendario tendrá lugar en el circuito urbano de Bakú, un trazado de naturaleza particular que suele dar muchas sorpresas gracias al caos que suele desarrollarse a lo largo de la carrera. La capital azerí puede convertirse en el escenario del resurgir de Ferrari.

Mercedes acumula tres dobletes en las tres primeras carreras, un registro que parecía improbable tras lo visto en los test de pretemporada. El equipo de Brackley se ha mostrado generalmente superior a Ferrari y ha podido aprovechar las circunstancias cuando ha estado en desventaja, lo que obliga a la Scuderia a reaccionar cuanto antes para no perder terreno en la batalla por el título.

Bakú sería el sitio ideal para dar la vuelta a la controvertida situación de Ferrari. Sumida en diversas polémicas con respecto al tratamiento de sus pilotos, la Scuderia buscará una primera victoria de la temporada que está tardando en llegar más de lo esperado. Tampoco hay que olvidarse de la amenaza de Red Bull, que tratará de quitarse la espina del accidente doble del año pasado.

El peculiar trazado por las calles de la capital azerí cuenta con 6,003 kilómetros de longitud repartidos en 20 curvas, alrededor de los cuales los pilotos completarán 51 vueltas en la carrera del domingo. El riesgo de que salga un coche de seguridad en algún momento es muy alto.

Las posiciones del campeonato

La principal particularidad de este trazado reside en su larguísima recta principal, de 2,2 kilómetros de longitud. Este punto de la pista permite que los monoplazas puedan seguirse y adelantarse unos a otros con relativa facilidad antes de llegar a la frenada de la primera curva. Las zonas de alta velocidad se mezclan en este circuito con puntos revirados y estrechos, como la zona del castillo.

El circuito cuenta con dos zonas de DRS situadas en los puntos de mayor velocidad, lo que magnificará un efecto que ya de por sí se ha potenciado gracias a la nueva normativa aerodinámica. El primero se encuentra en la segunda mitad de la larga recta principal, mientras que el segundo se sitúa en la recta existente entre las curvas 2 y 3.

Sebastian Vettel se hizo con la pole en la pasada edición del Gran Premio gracias a un tiempo de 1:41’498’’. La vuelta rápida de la carrera la marcó Valtteri Bottas con un registro de 1:45’149’’, minutos antes de tener que abandonar la prueba debido a un pinchazo cuando estaba liderando. El récord de la pista está en manos de Vettel con un 1:43’441’’ que logró en 2017.

Para esta cita, Pirelli escogió su gama media de neumáticos, formada por los compuestos C2, C3 y C4. Los tres neumáticos elegidos para el fin de semana tendrán la misma denominación en todas las carreras del calendario: duro (blanco), medio (amarillo) y blando (rojo).

La actividad comenzará este viernes con la primera sesión de entrenamientos, a las 6 de la madrugada (hora argentina), mientras que la segunda práctica se celebrará a las 11. El sábado, la tercera sesión de libres empezará a las 7 y la clasificación se disputará a las 10. La carrera dará comienzo el domingo a las 9.10. (Sofía Tera/CarAndDriver)

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?