El capitán de Sudáfrica tendrá su estatua

El capitán de Sudáfrica tendrá su estatua

La imagen de Siya Kolisi va a tener su lugar en el Lungelo wax Musseum ya que un artista está preparando la escultura del capitán de los Springboks. Mirá el video.

La imagen de Siya Kolisi va a tener su lugar en el Lungelo wax Musseum ya que un artista está preparando la escultura del capitán de los Springboks.

El tercera línea se transformó en un símbolo para toda Sudáfrica ya que es el primer jugador de color en convertirse en capitán de los Springboks. 

Francois Pienaar alzó la Copa Webb Ellis en Ellis Park en 1995, Nelson Mandela junto a él en su propia camiseta verde número seis, feliz como un niño que acaba de marcar su primer intento. John Smit en el Stade de France en París 12 años después, con la mano izquierda alrededor de la olla de oro vieja, la mano derecha vinculada con el sucesor de Mandela, Thabo Mbeki.

Su historia:

Que Kolisi haya llegado hasta aquí es una historia de estoicismo y autoconfianza. Nacido de padres adolescentes en el pobre pueblo de Zwide, a las afueras de Port Elizabeth, en el Cabo Oriental, fue criado por su abuela, que limpiaba las cocinas para llegar a fin de mes.

La cama era un montón de cojines en el piso de la sala. El rugby estaba en campos de tierra. Cuando fue a sus primeras pruebas provinciales jugó en calzoncillos, porque no tenía otro kit.

El primer capitán "Negro" en la historia de Sudáfrica.

Su padre Fezakel era un centro, su abuelo también era un jugador de ritmo. A los 12 años, el joven Kolisi fue visto por Andrew Hayidakis, un entrenador de la exclusiva escuela privada Gray, y le ofreció una beca completa.

Cuando eres de Zwide entras en este otro mundo cuando llega la oportunidad, pero nunca dejas atrás tu antigua vida.

La madre de Kolisi murió cuando él tenía 15 años, su abuela poco después. Cuando el equipo de Smith venció a Inglaterra en la final de la Copa del Mundo de 2007, Kolisi, de 16 años, lo estaba mirando en una taberna del municipio porque no había televisión en casa.

Kolisi (28 años, 49 partidos internacional) “imaginaba” desde entonces el efecto que tendría un tercer título el sábado para la ‘Nación arcoíris’, llamada así por la diversidad de etnias que la conforman.

Nombrado capitán en junio de 2018 por el seleccionador Rassie Erasmus, es el estandarte de los Springboks, que fueron considerados mucho tiempo como uno de los símbolos de la política del ‘Apartheid’ (1948-1991) y vetados a jugadores negros.

Preocupada por tener un equipo representativo del conjunto del país, la Federación fijó el objetivo del 50% de jugadores negros en el Mundial. Finalmente son el 30% (12 de 31).

“Para nosotros, sudafricanos, el rugby fue realmente un catalizador de reconciliación, de esperanza, de inspiración y de cambio. Es muy importante y si no lo comprenden no pueden comprender nuestra historia. Hizo mucho bien ver a jóvenes jugadores de color en primer plano”, explica Bryan Habana, wing de los campeones del mundo en 2007.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?