El campeón ganó un partido importante ante Genk

Liverpool acumulaba dos triunfos y una derrota, y con la victoria de hoy por 2 a 1, dio un paso clave hacia los octavos de final de la Champions League. 

seccion deportes

Liverpool

No fue el mejor partido, pero los grandes equipos también ganan así, con empuje cuando el juego no sale. Liverpool superó con lo justo a Genk y asumió el liderato del grupo E tras el empate entre Napoli y Red Bull Salzburg. El cuadro inglés, que todavía no pierde en la Premier League, llegó a nueve unidades y quedó cerca de cerrar su paso a los octavos de final de la Champions League.

Georginio Wijnaldum abrió la cuenta en Anfield Road, antes de los 15 minutos, y cuando parecía que todo iba a ser más cómodo para los locales apareció Mbwana Samatta e igualó las cosas antes del cierre de la primera parte.

Ya en el segundo tiempo, Klopp adelantó sus líneas, la posesión de la pelota fue más clara y, como consecuencia de todas esas acciones, los ingleses tomaron la ventaja con anotación de Alex Oxlade-Chamberlain, quien ingresó a la cancha por el senegalés Sadio Mané.

El club belga tuvo dos ocasiones claras, pero tanto la defensa roja como Alisson respondieron y mantuvieron el cerrojo. El colombiano Carlos Cuesta jugó los 90 minutos al igual que Jhon Lucumí, quienes tuvieron una gran actuación y fueron responsables de que el marcador no fuera más abultado.

Al final, sin ser su mejor encuentro (tal cual pasó frente a Aston Villa el fin de semana), Liverpool sumó, aumentó de paso su invicto y recuperó el terreno que perdió al comienzo del torneo continental.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?