El Atlético de Simeone venció al Mallorca y asaltó la cima de La Liga

Atlético de Madrid cortó con la mala racha tras dos partidos sin triunfos al vencer por 2 a 0 al Mallorca como visitante. Con la victoria, los de Diego Simeone se subieron a la cima de La Liga, a la espera de lo que suceda con Real Madrid que es el único que los puede superar hoy.

sección deportes

Diego Costa abrió la cuenta.

LA LIGA

El Atlético de Madrid venció este miércoles por 0-2 al RCD Mallorca en la sexta jornada de La Liga, gracias a los goles de Diego Costa y de João Félix, cortando así una mala racha de resultados y recuperando cierto crédito a escasos días de enfrentarse al Real Madrid.

Así, los pupilos de Diego Pablo Simeone retomaron la senda del triunfo después de dos jornadas cuya cosecha había sido de una derrota, contra la Real Sociedad, y de un empate sin goles, ante el Celta de Vigo. Además, entre medias, los colchoneros habían salvado 'in extremis' otro empate ante la Juventus para el inicio de la Liga de Campeones.

Por ello ganar en Son Moix se antojaba vital para aplacar la minicrisis, sabiendo que el próximo adversario será el vecino blanco de la capital. Cualquier otro resbalón empañaría el buen arranque de temporada en el Atlético, que tras el parón de selecciones ya se ha visto superado por el conjunto madridista y acechado por el FC Barcelona.

A tal efecto, la intensidad de los visitantes se hizo patente desde los primeros compases. Con la presión muy alta, incordiaron la salida de pelota del equipo mallorquín y tuvieron controlado el ritmo del encuentro durante toda la primera mitad. El desconcierto de los locales se tradujo en acciones duras, que el árbitro Alejandro José Hernández Hernández mitigó con dos tarjetas amarillas en apenas cinco minutos.

Esa coyuntura permitió que Santiago Arias disfrutara de holgura para subir por su banda, desde donde crearon mayor peligro los del 'Cholo'. Cada arremetida del lateral derecho colombiano inquietaba a las gradas de Son Moix, aunque sin colofón por parte rojiblanca; 'Vitolo' Machín sí tuvo ahí la opción con un derechazo, que se le marchó muy por encima del travesaño.

Tras el aviso, llegó el saque de esquina que significó el 0-1. Koke Resurrección lo botó desde esa misma banda, la pelota tropezó en un rival y el capitán colchonero cogió su propio rebote para centrar en segunda instancia; con los marcajes descolocados, Diego Costa le ganó el salto a Baba Mohammed y cabeceó implacable al fondo del arco.

Como ya es costumbre en la era moderna del 'cholismo', adelantarse en el marcador acarreaba que el partido bajase pulsaciones. La sensación de anestesia se expandió hasta que Arias, al borde del descanso, rozó el 0-2 con un disparo raso que lamió el poste del arco defendido por Manolo Reina.

El Mallorca firmó un conato de reacción nada más volver de los vestuarios, liderado por Takefusa Kubo. El joven mediapunta japonés, tras una bonita triangulación de sus compañeros, se entrometió en el área de Jan Oblak y tiró a la carrera; su lanzamiento rebotó en un defensa, en la pierna izquierda del arquero esloveno, en el poste y de nuevo en la cadera de Oblak, a quien le salvó milagrosamente Arias.

El 'cafetero', muy activo toda la noche para aprovechar su primera titularidad de este curso, despejó sobre la misma línea de gol y evitó que un oponente empujara la pelota a las redes. Fue el único susto real que se llevaron los del 'Cholo', pues de inmediato João Félix marcó el segundo tanto visitante con una pizca de fortuna.

A raíz de un ataque hilvanado desde una falta lateral, un centro mal despejado por la defensa bermellona cayó en las botas del delantero portugués, que controló con la diestra y a la media vuelta enganchó con la zurda una volea poco ortodoxa aunque efectiva. Su lanzamiento impactó en el muslo de Ante Budimir y cambió la trayectoria de la pelota, hasta pegar en el poste y acabar con parsimonia en el interior del arco.

La mente del Atleti estaba puesta desde entonces en su siguiente cita liguera, que no podrá disputar Álvaro Morata debido a su tonta expulsión. Habiendo saltado al césped de Son Moix en el minuto 69, el delantero madrileño se enzarzó con Xisco Campos y protestó con vehemencia, tanta que el árbitro le mostró dos amarillas en un pispás.

Por ese motivo, el canterano madridista no podrá jugar el próximo 28 de septiembre contra su exequipo en el Wanda Metropolitano. Para arreglar el estropicio táctico, Simeone sacó a Marcos Llorente y éste a punto estuvo de anotar en su primera intervención, merced a un derechazo raso y que se marchó desviado por pocos centímetros.

Nada más ocurrió en el estadio mallorquín, donde los locales completaron un partido bastante ramplón con pelotas colgados al área de Oblak. Sin peligro en esos centros largos, el cronómetro se consumió y los pupilos de Vicente Moreno se quedan ahora con solo 4 puntos, al borde de los puestos de descenso.

El resto de la jornada

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?