Argentina se ilumina en la oscuridad de Messi

De menor a mayor, el seleccionado va construyendo su camino y ahora deberá reafirmar el crecimiento, nada menos que ante el anfitrión. 

Avatar del Ariel Fernandez

Ariel Fernandez

Messi festeja el triunfo en el Maracaná.

DOUGLAS MAGNO

Con el proverbio fundado de que los equipos se construyen de menor a mayor en busca del objetivo final, la Argentina fue forjando su camino desde una lamentable actuación ante Colombia en el debut de la Copa América en Salvador de Bahía hasta el aceptable partido ante Venezuela por los cuartos de final en el Maracaná. Pasando por el angustioso empate ante Paraguay en Belo Horizonte y del sufrido triunfo ante Qatar en Porto Alegre.

En esa construcción necesaria de funcionamiento y de recambio de nombres, el entrenador Lionel Scaloni fue descubriendo el equilibrio, sin Messi como factor preponderante de esta ecuación y con el protagonismo de otros apellidos, como los de Martínez y Paredes.

Como en una remake de la Copa del Mundo 2014 y de la mano del gran Alejandro Sábela; el DT actual tuvo que mutar y fue puliendo la primera línea, con inconvenientes sobre todo por el andarivel derecho y dándole la chance al pibe Foyth de experimentar por ese sector; desplazado de su posición natural de central. Optando por la funcionalidad de Paredes en el eje del campo y con dos extremos de sacrificio y recorrido como los casos de De Paul y Acuña. Aislando a Messi y dejando a Agüero ser el compañero de ataque de un incansable Lautaro Martínez. De aquel primer equipo del 15 de junio, el once se alteró en cuatro nombres hasta llegar al último. También de esquema, del 4-3-3 al 4-3-1-2.

Messi sabe que hasta ahora no es su torneo: “No estoy haciendo mi mejor Copa América”, se expresaba el capitán tras el triunfo ante la Vinotinto. A diferencia de otras oportunidades, en las que se ha esperado un Messi superlativo con el afán de “salvar” al seleccionado, Leo hoy es un interprétenla más. Claro que sigue siendo el mejor del mundo y todos esperan que el 10 aparezca justamente en lo que se viene, el partido más importante del certamen, ante el clásico rival y nada menos que en el Mineirao, ataúd del Penta hace 5 años.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?