Carlos Salvador Bilardo, grave: Qué es el síndrome de Hakim - Adams

En las últimas horas se agravó el estado de salud del técnico de la Selección campeona del mundo en 1986 y todo el mundo está pendiente de su evolución.

Redacción MDZ

Bilardo

Medios porteños dan cuenta de un agravamiento del estado de salud de Carlos Salvador Bilardo. El entrenador campeón del mundo en México 1986 se encuentra internado con un estado delicado de salud producto de una enfermedad neurológica. Si bien hasta el momento no hubo un parte oficial, habría empeorado su diagnóstico.

En mayo de este año, fuentes del IADT (Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento) informaron que el ex director técnico de Estudiantes, San Lorenzo, Boca y la selección argentina fue ingresado el 2 de mayo al recinto con un cuadro delicado. Si bien el ex entrenador, de 81 años, se encontraba en una sala común y despierto, sufrió un deterioro motriz y sensorial.

Bilardo padece el síndrome de Hakim-Adams, también conocido como hidrocefalia de presión normal (HPN) o hidrocefalia normotensiva, que es una enfermedad neurológica que se manifiesta habitualmente en adultos desde los 50 años en adelante. Suele ser diagnosticada erróneamente como Alzheimer, Parkinson, arterioesclerosis o síntomas propios de la vejez.

"El diagnóstico de hidrocefalia de presión normal es a menudo hecho tardíamente, dado que sus síntomas son similares a los de otros desórdenes. Esto hace que muchos pacientes no sean tratados de la forma adecuada", define Anselmo Rodríguez Loffredo, profesor de Neurocirugía de la UBA, neurocirujano y consultor de la Fundación Favaloro.

Las principales características de este síndrome son trastornos de la marcha, dificultad para comenzar a caminar, debilidad en las piernas y caídas sin motivo aparente. Algunos síntomas asociados con la progresión de la enfermedad son demencia, cambios constantes de humor, apatía, aislamiento, problemas de atención e incontinencia urinaria.

En la mayoría de los casos, la enfermedad no presenta causas aparentes, pero los médicos aseguran que podrían desencadenarla ciertas obstrucciones, traumatismos, meningitis u otras infecciones, hemorragias o cirugías. Una vez que se detecta la afección, el tratamiento consiste en la implantación de una válvula para derivar el líquido cefalorraquídeo desde el cerebro hacia el abdomen, donde es absorbido. El paciente puede mejorar ostensiblemente con un tratamiento específico y retomar sus actividades cotidianas.

En su momento, Jorge Bilardo, hermano del entrenador campeón del mundo en 1986, explicó que fue todo producto de "una negligencia médica que le trajo complicaciones".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?