Ya basta, superemos a Messi

Cada vez que el jugador argentino la rompe en el Barcelona, las pasiones generan las más diversas reacciones.
Avatar del

Deborah Puebla

1/3
Ya basta, superemos a Messi

Ya basta, superemos a Messi

Ya basta, superemos a Messi(Publicada por Infobae)

Ya basta, superemos a Messi | Publicada por Infobae

Ya basta, superemos a Messi

Ya basta, superemos a Messi

Por capricho de Dios, o vaya a saber por qué, Argentina tiene al mejor de todos, por segunda vez. Mis viejos vieron a Diego Armando Maradona convertirse en leyenda en el 86, yo tenía dos años. Ellos tuvieron la suerte, la dicha, de verlo jugar en vivo en la plenitud de su carrera. "Nunca veremos nada igual"...error.

Hoy, con mis 32 años, disfruto de otra bendición que se llama Lionel Messi. Disfruto del mejor del mundo y es, otra vez, argentino. Pero me parece que no todos estamos mirando lo mismo.

La Pulga anotó su gol 500 en el Barcelona y esto despertó alegría, orgullo, bronca y desilusión. Su particular festejo, su forma de demostrarle a todo el Bernabéu, y al mundo entero, de su apellido en esa camiseta provocó pasiones diversas que demuestran una sola cosa: aún no superamos a Messi.

La polémica en MDZ

No superamos que se fuera lejos desde temprana edad y que nunca pudimos disfrutar en cualquier cancha de Argentina su genialidad. Duele verlo levantar una camiseta de un club español, y no de River, ni de Boca, ni de Newell´s. Nos amargamos si no "aparece" en la Selección, le decimos "pecho frío" porque no ganó (todavía) una Copa del Mundo.

Queremos todo: que sea feliz con nosotros, que juegue para nosotros, que se rinda, llore, sangre, por Argentina. Esta enfermedad nos deja ciegos.

No es que no sabemos nada de fútbol, es la misma pasión los que no lleva por ese camino de las críticas que salen como vómito sin ningún fundamento que lo sostenga.

Mientras no superamos esto, Messi ya superó todo para convertirse en leyenda. La Pulga sigue escribiendo su enorme historia, y nosotros, en pleno debate de una grieta sin sentido entre los amantes de la Pulga y quienes lo critican, dejamos pasar una enorme oportunidad de disfrutarlo.

En resumen: dejémonos de joder y disfrutemos de un argentino que, una vez más, es el mejor de todos.