Vettel se aferra a su última oportunidad

En el Parque Olímpico de Sochi, el alemán Sebastian Vettel busca aferrarse a su última oportunidad para pelear por el Mundial de Fórmula 1: un Gran Premio de Rusia que llega con un Lewis Hamilton desbordante de confianza y en una pista que, en la teoría, favorece al británico. Después de cuatro victorias en las últimas cinco carreras, el piloto de Mercedes se consolidó como líder del campeonato, pero su rival de Ferrari no quiere rendirse de manera prematura.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

En el Parque Olímpico de Sochi, el alemán Sebastian Vettel busca aferrarse a su última oportunidad para pelear por el Mundial de Fórmula 1: un Gran Premio de Rusia que llega con un Lewis Hamilton desbordante de confianza y en una pista que, en la teoría, favorece al británico. Después de cuatro victorias en las últimas cinco carreras, el piloto de Mercedes se consolidó como líder del campeonato, pero su rival de Ferrari no quiere rendirse de manera prematura. 'No creo que debamos temer en los circuitos que vienen', afirmó un desafiante Vettel antes de la decimosexta carrera de la temporada, que se desarrollará en el balneario ruso. 'Nuestro coche funciona realmente bien. Ahí es donde reside la fuerza de nuestro bólido, por lo que no hay motivos para tener miedo de cara a lo que viene', aseguró el piloto de Ferrari, que después de finalizar tercero en Singapur quedó a 40 puntos de Hamilton, con sólo seis carreras para descontar. Su razonamiento es similar al que había tenido hace dos semanas en Singapur, donde no pudo cristalizarlo en la pista: una vuelta 'mágica' de Hamilton en la clasificación, una mala elección en el compuesto de los neumáticos y una detención a destiempo en los boxes le quitaron a Vettel y la 'Scuderia' cualquier posibilidad de victoria. 'El camino todavía es largo y hay muchos puntos en juego', repitió un Vettel especialmente sereno. El alemán está convencido de que sus posibilidades dependen exclusivamente de lo que haga Ferrari, que por primera vez desde su arribo está en condiciones de ayudarlo a ganar el título. Sin embargo, Vettel y su equipo están cada vez más inmersos en un cúmulo de nervios. Además, los números acortan sus aspiraciones en cada carrera. Para depender de sí mismo, Vettel debería ganar las seis competencias que quedan. Y si deja el Mar Negro a más de 35 puntos de Hamilton, ya ni siquiera le alcanzarán triunfos en los cinco últimos Grandes Premios para cambiar su destino: al británico le alcanzaría con escoltar al alemán en cada carrera para asegurarse el título. Cómodo en la cima, el inglés de 33 años no quiere detenerse a pensar en matemáticas. 'Quiero ganar todas las carreras, ése es el objetivo. No estoy mirando los puntos en este momento, ni diciendo 'necesito tantos aquí y tantos allá'', remarcó el cuatro veces campeón del mundo, al que los antecedentes en Sochi le sonríen: Mercedes ganó los cuatro últimos Grandes Premios de Rusia, con dos triunfos de Hamilton (2014 y 2015), uno de Nico Rosberg (2016) y otro de Valtteri Bottas (2017). Vettel quiere mostrarse confiado pese a esa estadística. 'Creo que en Rusia hemos ido mejorando en los últimos años, por lo que todo tendría que depender de nuestro coche', aseguró el alemán, que nunca ha ganado en el Parque Olímpico de Sochi. Su mejor resultado es el segundo puesto que logró en 2015 y 2017. El piloto de Ferrari prefiere aferrarse a otra estadística, la impresionante racha de nueve triunfos consecutivos que logró en 2013 con Red Bull, cuando ganó el último de sus cuatro títulos mundiales. Para repetirlo en el equipo italiano, Vettel debería empezar a construir desde Rusia una serie similar. 'Yo seguiré luchando', aseguró Vettel, que si no cambia la inercia en Sochi ya no tendrá demasiado que hacer en esta temporada. Por Martin Moravec (dpa)
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?