VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase

Después de 15 días electrizantes, la primera fase del Mundial llegó a su fin. Aquí, diez momentos curiosos del torneo.
Avatar del

DPA

1/6
VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase(FIFA)

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase | FIFA

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase(FIFA)

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase | FIFA

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase(FIFA)

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase | FIFA

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase(FIFA)

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase | FIFA

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase(FIFA)

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase | FIFA

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase(FIFA)

VAR, sorpresas y penales: lo que dejó la primera fase | FIFA

Después de 15 días electrizantes de fútbol, la primera fase del Mundial llegó a su fin. Dos semanas sin pausa que dejaron sorpresas para el recuerdo, muchos penales y goles a balón parado y un estreno positivo del videoarbitraje.

A continuación, diez conclusiones provisionales y momentos curiosos del torneo:

El VAR, un estreno positivo pese a las quejas

La gran novedad de Rusia 2018 fue el estreno del videoarbitraje por primera vez en un Mundial. Las intervenciones fueron casi siempre acertadas y veloces, más allá de que algunos países como Irán o Marruecos se quejaron de que el sistema no se aplica de la misma manera a los poderosos y los débiles. La FIFA, sin embargo, se mostró conforme. Y el sistema de a poco va siendo aceptando como parte del juego. Hasta los jugadores ya incorporaron el famoso gesto del cuadrado entre su repertorio de protestas a los árbitros.

La caída de Alemania

La primera fase del Mundial dejó sustos para favoritos como Argentina, España, Portugal o Brasil, aunque al final acabaron pasando casi todos los candidatos. Con una notable excepción: Alemania. La campeona sufrió el gran impacto del torneo y con sus caídas ante México y Corea del Sur consumó su peor Mundial de la historia. La "Mannschaft" siguió así la "maldición" de otros campeones como Francia (2002), Italia (2010) y España (2014), quienes se despidieron muy pronto en su defensa del título.

Cristiano y Kane, las figuras

Dos nombres resaltan sobre el resto en lo que va del Mundial: Cristiano Ronaldo y Harry Kane. El portugués anotó cuatro tantos, incluido un hat-trick en el debut ante España, aunque su torneo está yendo de más a menos. En el último encuentro, ante Irán, no anotó y estuvo cerca de ser expulsado. Kane, con cinco goles, es el máximo artillero del certamen. Y eso que no jugó este jueves frente a Bélgica. De jugadores como Lionel Messi, Neymar o Antoine Griezmann se espera aún más. Mohamed Salah dijo adiós sin pena ni gloria.

El Hadary, el arquero récord

Con 45 años, cinco meses y diez días, el arquero egipcio Essam El Hadary se convirtió en el futbolista más veterano en jugar un Mundial. Superó en más de dos años a otro arquero, el colombiano Faryd Mondragón, dueño hasta ahora del récord por haber jugado en la victoria en Brasil 2014 a los 43 años y tres días. El Hadary no fue titular en los dos primeros partidos de Egipto. Pero, con los "faraones" ya eliminados, pudo cumplir su sueño de jugar un Mundial en el duelo ante Arabia Saudí. Fue una derrota por 2-1, aunque se pudo dar el gusto de atajar un penal.

Un solo 0-0 pero no tantos goles

De los 48 partidos de la primera fase, hubo un único 0-0. El que firmaron Francia y Dinamarca en Moscú entre los abucheos del público. El resultado convenía a los dos y ninguno se esforzó mucho por anotar. De momento se marcaron 122 goles, un promedio de 2,54 por encuentro. Por debajo de los 2,67 de promedio de Brasil 2014. Bélgica, con nueve goles, es el equipo más anotador del certamen. Y Panamá, con once tantos, el más goleado.

Penales, penales y más penales

Rusia 2018 ya superó la marca histórica de penales en un Mundial. Fueron 24 en la primera fase, por encima de los 18 de 2002, 1998 y 1990. Y eso que aún restan los 16 encuentros de eliminatorias. Muchos de estos cobros se explican por el VAR. Más allá de los penales, el Mundial de Rusia está siendo en general un torneo en el que las jugadas a balón parado están siendo fundamentales. Un gran porcentaje de tantos llegaron por esa vía, ya sean tiros libres, penales o córners.

Los goles en contra, otro récord

Rusia 2018 ya batió también el récord de goles en contra el torneo, con nueve tantos en propia meta. La anterior marca se remontaba a Francia 1998, con seis autogoles.

Eliminado por tarjetas

La selección de Senegal se convirtió en la primera en la historia que es eliminada por la regla del "fair play". El equipo africano igualó en puntos, diferencia de goles, goles a favor y duelos entre sí con Japón en el segundo puesto del Grupo H, por lo que las tarjetas amarillas acabaron condenándolo. Senegal recibió seis amarillas en los tres partidos, mientras que los futbolistas japoneses vieron dos menos.

África, sin representación en octavos

Por primera vez desde que se reintrodujo la fase de octavos de final en México 1986, no habrá ningún equipo africano en la fase eliminatoria. Los cinco equipos del continente negro - Senegal, Nigeria, Marruecos, Egipto y Túnez- dijeron adiós en la primera fase. De los 16 octavofinalistas, diez son europeos, cuatro sudamericanos, uno norteamericano y uno asiático. Para Europa, se trata de su cifra más alta desde el Mundial de Alemania 2006.

La voltereta de Mohammadi y el pelotazo de Batshuayi

La primera fase del Mundial también dejó momentos curiosos. La voltereta que intentó el iraní Milad Mohammadi al sacar un lateral despertó todo tipo de memes en las redes sociales. Su equipo se estaba quedando eliminado ante Portugal y al jugador se le ocurrió dar un volantín en el suelo para tomar más impulso al lanzar al área el saque de banda. Finalmente, desistió de la idea.

Más ridículo fue aún lo del belga Michy Batshuayi al intentar celebrar el gol de su compañero Adnan Januzaj en el triunfo sobre Inglaterra. El jugador del Borussia Dortmund agarró el balón y le dio una patada hacia cualquier parte, con tanta mala fortuna que la pelota pegó en el palo y le rebotó en la cara.

Tomás Rudich (DPA)