Una estrella pagó 40 mil dólares para estar cerca de Manu y los Spurs

Brad Pitt, quien de adolescente era un apasionado del básquet, se ganó la oportunidad de vivir una jornada cerca de Ginóbili y sus compañeros.
Avatar del

Sección Deportes

1/3
Una estrella pagó 40 mil dólares para estar cerca de Manu y los Spurs

Una estrella pagó 40 mil dólares para estar cerca de Manu y los Spurs

Una estrella pagó 40 mil dólares para estar cerca de Manu y los Spurs(@spurs)

Una estrella pagó 40 mil dólares para estar cerca de Manu y los Spurs | @spurs

Una estrella pagó 40 mil dólares para estar cerca de Manu y los Spurs

Una estrella pagó 40 mil dólares para estar cerca de Manu y los Spurs

Cuenta la leyenda que la hoy megaestrella de Hollywood y tres veces nominado al Oscar a mejor actor, conquistador de corazones envidiados, como los de Jennifer Aniston y Angelina Jolie, no tenía como sueño dedicarse a las tablas, sino que lo apasionaba un deporte: el básquet. Pero a los 14 años, cuando era parte del equipo de la secundaria, fue cortado por no dar la talla. Sin embargo, prefirió no abandonar el placer por jugar: armó su propio equipo con amigos, al que bautizó "Los rechazados".

Hoy Brad Pitt se transformó en Brad Pitt. A los 54 años, el básquet lo sigue apasionando, pero como pasatiempo. Hace unos días participó de una subasta a beneficio, a cargo de la Organización de Ayuda Haitiana, que maneja otro actor: Sean Penn. Y allí, a cambio de 40.000 dólares, se hizo acreedor de una experiencia exclusiva con... San Antonio Spurs. Sí, el actor de El curioso caso de Benjamin Button con el Benjamin Button de la realidad, el #PibeDe40, Emanuel Ginóbili.

Oriundo de Oklahoma, no sería extraño que Brad resulte seguidor del Thunder de Russell Westbrook. Sin embargo, será con el equipo texano de la estrella argentina con el que vivirá desde adentro el mundo NBA. Aún no se especificó en qué consistirá la experiencia ni cuándo se llevará a cabo.

En la subasta, la tercera fue la vencida para Pitt. Según detalló el diario My San Antonio, el artista pujó sin éxito por otros dos lotes. Perdió una pintura a manos de Arnold Schwarzenegger y un evento privado con Emilia Clarke, protagonista de la serie Game of Thrones. Pero, en el fondo, el destino quería devolverle un encuentro con su antigua pasión. Y los Benjamin Button, el de ficción y el real, merecían conocerse...