Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional

La llegada del empresario al básquet no hace más que contrastar con aquel anhelo soñado en 1985.
Avatar del

Ariel Fernández

1/7
Matías Lammens, Fabián Borro (presidente de la Asociación de Clubes) y Marcelo Tinelli.

Matías Lammens, Fabián Borro (presidente de la Asociación de Clubes) y Marcelo Tinelli.

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional(San Lorenzo)

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional | San Lorenzo

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional(San Lorenzo)

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional | San Lorenzo

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional

Tinelli, un paso destructivo en la Liga Nacional

En el año 1985, León Najnudel como máximo exponente y junto a Horacio Seguí y José María Caballero, nacía la Liga Nacional de Básquet (LNB). La misma le daría al baloncesto de la Argentina una identidad marcada, con participación de las provincias, fundada en el trabajo de las Federaciones de Buenos Aires y también del interior del país.

Con el correr de los años se convertiría, sin ningún lugar a dudas, en la liga más sólida del continente más allá de la NBA.

La Liga Nacional, que hace más de 30 años soñaban aquellos entrenadores de una visión superadora, daría su fruto épico en 2004 con la consagración de la Selección argentina y la Generación Dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Sin olvidarse de otros enormes logros conseguidos a lo largo de los últimos 15 años, con jugadores nacidos en la Liga Nacional  y que lograban, por ejemplo, vencer al Dream Team de los Estados Unidos en el Mundial de Indianápolis en 2002 y el posterior subcampeonato. Ni dejar de lado la medalla de bronce en Beijing 2008. El básquet argentino fue creciendo a pasos agigantados con el correr de los años.

La llegada de San Lorenzo a la Liga Nacional no es más que una sombra a todo lo cosechado en estas últimas tres décadas. El conjunto de Boedo, encabezado por Marcelo Tinelli, llega a la competencia mayor lejos de los méritos deportivos y desde la fusión con 9 de Julio de Río III. De esta manera, con un presupuesto que supera los parámetros normales, logra quedarse con las últimas dos ediciones del certamen más importante de la Argentina.

Aquel trabajo desde las inferiores en los distintos clubes, pueblos, escuelas, parece ya no ser necesario desde la llegada de Marcelo Tinelli al básquet. Esta claro que la forma no es ilegal, ni incorrecta, ni se ubica fuera de los parámetros aceptados. También esta claro que las formas, a veces, son el todo y esta sería una de esas que terminarán de destruir algo tan preciado y precioso como la Liga Nacional.

"En el básquetbol cuando alguien pone tanta plata, que es lo que está pasando, el resto de los equipos se muere", aseguró el Loco Montenegro, un hijo de la Liga Nacional que llegó a ser elegido en el Draft de 1998 por los Philadelphia Sixers de la NBA.

La historia marcará los títulos de San Lorenzo de Almagro en la Liga Nacional y también el recuerdo de un proyecto que comenzó por destruir todo aquello logrado durante tantos años por tipos que fundaron desde las bases los logros deportivos e institucionales. Ojalá no todo concluya, al fín.