"Super Serena" quiere más tras su regreso a la gran escena

Enfundada en un atuendo de "superheroína", la estadounidense regresó a un Grand Slam con una victoria.
Avatar del

dpa

1/2
"Super Serena" quiere más tras su regreso a la gran escena(@rolandgarros)

"Super Serena" quiere más tras su regreso a la gran escena | @rolandgarros

"Super Serena" quiere más tras su regreso a la gran escena(@rolandgarros)

"Super Serena" quiere más tras su regreso a la gran escena | @rolandgarros

 Enfundada en un atuendo negro al estilo de una "superheroína", la estadounidense SerenaWilliams regresó el martes a un Grand Slam con una victoria ante la checa Kristyna Pliskova en su estreno en el Abierto de tenis de Francia.

Williams, ex número uno del mundo, esperaba ese momento desde hacía mucho tiempo: no había jugado en un grande desde que conquistó el Abierto de Australia a principios de 2017, cuando estaba ya embarazada. Después se tomó una larga pausa para ser madre.

La campeona de 23 Grand Slam había vuelto a las pistas en marzo, pero el de el martes, visto el marco, la cancha principal de Roland Garros, fue su verdadero regreso.

Y la menor de las Williams, aun con cierta falta de fluidez lógica por los meses inactiva, no decepcionó, con una victoria en dos sets, por 7-6 (7-4) y 6-4, en poco menos de dos horas.

Después del encuentro, la ex número uno dijo que se sintió como una "superheroína" tras vencer a Pliskova. Su "look" no pasó desapercibido: Williams, de 36 años, utilizó un atuendo negro que le cubría todo el cuerpo.

El traje pareció darle de vuelta sus poderes, al menos por lo que contó después: estaba inspirado en el comic Black Panther y buscaba mostrar una imagen de confianza corporal después de ser madre en septiembre pasado.

"Me sentí como una guerrera en él", dijo Williams. "Como una princesa guerrera de Wakanda (un país ficticio del comic que fue también película). A pesar de que lo diseñamos antes de la película, me recuerda un poco a eso".

"Estoy viviendo siempre en un mundo de fantasía. Siempre quise ser una superheroína, y mi manera de ser de algún modo es la de una superheroína", explicó. "Este traje representa a todas las mujeres que han atravesado por mucho mental y físicamente con sus cuerpos para volver y tener confianza y creer en ellas mismas", añadió la tres veces campeona en París.

Pero el traje, además de la reivindicación del cuerpo femenino, tiene la utilidad de ayudarla en la circulación de la sangre, un asunto con el que tuvo problemas en el último año.

"He estado utilizando pantalones en general (...), de esa manera puedo mantener la circulación de la sangre", explicó. "Volver del esfuerzo físico de tener un bebé, a mi edad, nunca es fácil", explicó la norteamericana de 36 años.

Williams, además, no dejó de referirse a cómo construye un balance entre su vida de tenista y de madre.

"Al principio era difícil que durmiera siestas en horario, aun si ella nunca está en horario, pero al menos sé que en ciertos momentos del día paso todo el tiempo con ella, porque no quiero que sienta que no estoy", explicó.

"Mi prioridad es Olympia. Sin importar lo demás. Le he dado mucho al tenis, y el tenis me ha dado mucho, no podría estar más agradecida", admitió.

Williams, "supermadre" y "superjugadora", podría darle aún más a su deporte si gana este Roland Garros, llega a 24 grandes e iguala el récord de Margaret Court. Pero no hay apuro.

"No me estoy poniendo ninguna presión como normalmente hago", dijo aliviada. "He estado trabajando. Estoy aquí para competir y hacer lo mejor que pueda. Espero que los resultados que sigan apareciendo".

Por lo pronto, se enfrentará en la segunda ronda a la australiana Ashleigh Barty, número 17 del mundo y unos 14 años menor que ella.

"Está jugando increíble, y ha tenido un gran año el año pasado y este también", dijo. "Así que será un otro buen espectáculo para mí. Ella hace todo bien. Me emociona salir a jugar y ver qué puedo hacer", avisó la campeona, que busca su primer título en la era de Olympia.

Bloc de notas