Deportes Grupo F

Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México

En Nizhny Novgorod, Suecia superó por 1 a 0 a Corea del Sur y en la próxima fecha enfrentará a Alemania, al que podría eliminar en primera ronda.
Avatar del

Sección Deportes

1/5
Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México(FIFA)

Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México | FIFA

Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México(FIFA)

Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México | FIFA

Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México(FIFA)

Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México | FIFA

Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México(FIFA)

Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México | FIFA

Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México(FIFA)

Suecia venció a Corea y lidera el grupo con México | FIFA

Suecia derrotó hoy por 1-0 a Corea del Sur en su regreso a un Mundial de fútbol tras dos ediciones ausente y consiguió tres puntos cruciales para mantener abiertas sus esperanzas de avanzar a octavos de final en Rusia 2018.

En un partido duro e impreciso ante 42.300 espectadores en Nizhni Nóvgorod, los suecos revelaron su debilidad ofensiva tras la pérdida de Zlatan Ibrahimovic, su goleador histórico, pero un penal cobrado por el VAR y marcado por el capitán Andreas Granqvist (64') definió el encuentro.

La victoria era clave para las esperanzas de cualquiera de las dos "cenicientas" del Grupo F, el mismo de la poderosa Alemania y de México, que sorprendió en el debut derrotando a la campeona del mundo.

Suecia llegará así a su encuentro el sábado ante Alemania con el sueño abierto, mientras que Corea del Sur jugará el mismo día con México necesitada de dos victorias: una perspectiva improbable a juzgar por el juego que mostró hoy.

Ambos equipos conocían la urgencia de ganar en un grupo más que duro, pero fueron los surcoreanos quienes salieron más enchufados. Su estrella Son Heung-min o el delantero Kim Shinwook cercaron el área sueca en el inicio, aunque sin concretar acciones de peligro.

Hubo que esperar un cuarto de hora para que el arquero Jo Hyeon-woo tocara el balón en un tibio centro llovido al área. Pero la acción cambió la dinámica y despertó a Suecia, que comenzó a encontrar la circulación ofensiva que faltaba y generó las mejores ocasiones.

Granqvist cayó en el área cuando se marchaba solo (17'), Jo tapó un mano a mano a Marcus Berg (20') y un cabezazo de Pontus Jansson besó el palo (21'). Los coreanos perdieron además a Park Joo-ho, que se lesionó solo al intentar alcanzar un balón.

El partido cobró ritmo y ambos equipos se liberaron. Sólo la mala puntería sueca, su buena defensa y dos posibles penales no cobrados en cada área a Son Heung-min y a Sebastian Larsson dejaron el marcador a cero en la pausa.

La segunda parte prometió más diversión en el arranque: Emil Forsberg disparó desviado desde la puerta del área, Koo Jacheol respondió con un cabezazo que sacudió el lateral de la red y el arquero Jo salvó otro cabezazo a quemarropa de Larsson.

Junto a la dinámica aumentó el juego duro y el árbitro, algo permisivo hasta entonces, sacó amarillas a Hwang Heechan y a Viktor Cleason por entradas duras, al tiempo que perdonaba a Larsson por un pisotón a Koo.

Con el partido desatado, Claesson cayó en el área coreana. El árbitro dejó seguir en medio de la atronadora protesta de la hinchada sueca, pero tras revisar la jugada con el sistema de videoarbitraje, el VAR ,cobró penal y Granqvist definió con frialdad junto al palo.

Las arremetidas finales de los asiáticos no bastaron y Suecia, el equipo que dejó fuera del Mundial a Italia, cerró el partido con una sonrisa por el triunfo y una tarea pendiente en su ofensiva: mientras Berg o Forsberg no afinen la puntería, el fantasma de Ibrahimovic seguirá siempre dispuesto a revolotear sobre su equipo en Rusia.

Pablo Sanguinetti (DPA)