Deportes Juegos Olímpicos de Invierno

Schmitt puso primera para los argentinos en Pyeongchang

Clasificado a última hora a los JJOO de Invierno, Matías Schmitt terminó lejos de los mejores pero se sintió conforme con su actuación.
Avatar del

Sección Deportes

1/2
Schmitt puso primera para los argentinos en Pyeongchang(publicada en Clarín)

Schmitt puso primera para los argentinos en Pyeongchang | publicada en Clarín

Schmitt puso primera para los argentinos en Pyeongchang(publicada en Clarín)

Schmitt puso primera para los argentinos en Pyeongchang | publicada en Clarín

Nada le podía quitar la sonrisa al argentino Matías Schmitt, que tres días después de enterarse de su clasificación para los Juegos de Pyeongchang 2018, tuvo hoy su debut olímpico en slopestyle con un vigésimo cuarto puesto que lo dejó más que conforme.

"Estuvo hermoso, pude disfrutar y tuve un día de snowboard increíble. A veces en las competencias uno lucha por tener un buen rendimiento y no la pasas tan bien", le dijo Schmitt a dpa, minutos después de su estreno olímpico.

Si bien terminó lejos de los mejores clasificados, el sudamericano quedó conforme con su rendimiento. Con una mejor puntuación de 50.86 en la primera de las dos pasadas, Schmitt terminó duodécimo entre los 18 competidores de su heat en el Phoenix Snowpark y 24 entre los 35 participantes de la clasificación general.

Su mejor bajada la hizo en la primera de las dos rondas de competición, mientras que en la segunda se quedó en un pobre 20.68, después de sufrir una caída casi en el inicio del recorrido. El umbral de clasificación lo marcó el belga Seppe Smits con un puntaje de 78.36, lejos del alcance del argentino.

"En la primera arriesgué un poco porque no tenía sentido hacer algo muy asegurador y tuve que hacer mucha fuerza para no caerme en el último salto. La pista estaba muy difícil y cometí algunos errores. En la segunda ya fui por todo y me caí en el primer salto", contó sobre su estrategia de competencia.

"Son gajes del oficio, pero no puedo estar más contento. Me podía haber ido un poco mejor. No tuve mi mejor actuación, pero fue hermoso", dijo el snowboarder de 26 años, que recibió una sorpresa en su teléfono móvil entre la primera y la segunda manga.

"Me mandaron un video en el que un montón de amigos estaban viendo la competencia en un bar en pantalla gigante a la madrugada de Argentina. Me emocioné mucho", reconoció Schmitt, que igualmente descartó que esa emoción haya influido en su caída. "Por suerte tuve un poco de tiempo para pensar y volver a concentrarme. Es hermoso haber recibido esa energía".

Fanático del skate, el surf y los deportes extremos, Schmitt no tuvo demasiado tiempo para prepararse mentalmente para la prueba, pues se enteró apenas tres días antes de competir de que estaba clasificado para los Juegos.

El snowboarder nacido en Bariloche, al pie de la cordillera de Los Andes, figuraba en el puesto 42 de la lista de entrada, que otorgaba 40 plazas para los Juegos. La baja por lesión de un competidor sueco y la declinación de participar del italiano que lo precedía en el listado le abrieron la puerta a su primera experiencia olímpica.

A pesar de que era una posibilidad concreta lograr la plaza, ya que algunos de los adversarios llegaban con lesiones y con el tiempo justo para recuperarse, los días pasaban y el hueco no se generaba. Hasta que el miércoles, cuando llegó a la Villa Olímpica a visitar a sus compañeros desde Seúl para la ceremonia de bienvenida a la delegación, Schmitt recibió la noticia esperada.

Finalmente, 35 riders participaron en las rondas clasificatorias, donde los seis primeros de cada heat lograban su pase a la final de mañana.

No faltarán en la lucha por las medallas los grandes favoritos, los canadienses Max Parrot y Mark McMorris, que en la serie del argentino lograron las mejores puntuaciones con 87.36 y 86.83, respectivamente.

Schmitt tendrá una nueva oportunidad el día 21 en la clasificación del big air, prueba que hará su estreno olímpico en Pyeongchang. Para ese momento, tal vez pueda tener el aliento de su padre, que por lo repentina de su clasificación no pudo volar a Corea del Sur para verlo competir.

Ariel Greco (DPA)