México sale por el milagro ante el Brasil

Uno de los grandes favoritos en el Mundial de fútbol, el poderoso Brasil de Neymar y Philippe Coutinho, se mide mañana con México, que buscará la hazaña.
Avatar del

DPA

1/2
México sale por el milagro ante el Brasil(/es.fifa.com/worldcup)

México sale por el milagro ante el Brasil | /es.fifa.com/worldcup

México sale por el milagro ante el Brasil(/es.fifa.com/worldcup)

México sale por el milagro ante el Brasil | /es.fifa.com/worldcup

Duelo latinoamericano en Rusia 2018. Uno de los grandes favoritos en el Mundial de fútbol, el poderoso Brasil de Neymar y Philippe Coutinho, se mide mañana con México, que buscará la hazaña para conseguir superar la fatídica ronda de octavos de final por primera vez en 32 años.

El cruce de las dos mayores economías latinoamericanas es muy desigual al menos en las cifras en el fútbol. Por un lado, la única pentacampeona del mundo y candidata a ganar su sexto título. Y por el otro, una selección con el estigma de haber pasado con más pena que gloria por la historia de los Mundiales, e insegura tras haber caído goleada 3-0 por Suecia en su último partido, pese a ganarle a Alemania en su debut.

México, que vive tiempos políticos revueltos por la posible elección de su primer presidente de izquierdas en décadas, aspira a hacer también historia deportiva en Rusia 2018: ganarle por primera vez a Brasil en un Mundial, con el que cayó tres veces (dos de ellas con goelada, en 1950 y 1954) y empató otra, en 2014, en sus cuatro encuentros en una Copa del mundo.

"La mayor motivación es estar ante el partido de nuestras vidas", dijo el capitán del "Tri", Andrés Guardado, de cara al cruce del lunes en la Samara Arena. "Venimos a hacer historia y está en nuestras manos", añadió motivado el centrocampista.

Enfrente tendrá sin embargo a un gigante que quiere hacer olvidar su último gran fiasco, la humillante eliminación por 7-1 a manos de Alemania en las semifinales de 2014, llevándose el título de Rusia a casa.

El trauma de México es menor, pero también doloroso en un país acostumbrado a sufrir en el fútbol, y que se desespera e ilusiona con igual intensidad con los vaivenes de su selección. El "Tri" se viene estrellando una vez tras otra en octavos desde 1986, la última vez en que consiguió ponerse en la ronda de los ocho mejores, jugando como anfitrión del torneo.

La imposibilidad de llegar al famoso "quinto partido" es vista en tanto como una maldición deportiva en la tierra conocida por sus vistosos cultos religiosos a la muerte.

Después de que los mexicanos tumbaran 1-0 a la actual campeona, Alemania, y se vieran ya casi en octavos tras doblegar también a Corea del Sur, rozaron la tragedia por su estrepitosa caída ante Suecia. Acabaron agradeciendo eufóricos la clasificación a los asiáticos, que remataron con un 2-0 a la peor "Mannschaft" que se recuerda.

En su mejor versión de los últimos años está en cambio Brasil, impulsado por un gran Coutinho mientras espera la explosión definitiva de su gran estrella y de algunos de los artilleros más peligrosos del mundo: Neymar, Gabriel Jesus y Willian, también el siempre incisivo Paulinho del Barcelona. En el banquillo, Roberto Firmino espera en cada partido su oportunidad.

Una vez en la ronda eliminatoria de Rusia 2018, los temores de la "canarinha" son distintos: que los nervios y la presión psicológica traicionen a los jugadores y les impidan coronarse campeones en Moscú el 15 de julio, el único resultado posible para que su expedición mundialista no sea considerada un fracaso.

Es necesario "un equipo que mentalmente soporte la presión", pidió el seleccionador, Tite.

"La camiseta no gana partidos", avisó por su parte Casemiro. "Tenemos el ejemplo de Alemania", advirtió el jugador a cargo de impedir los contragolpes de los veloces delanteros mexicanos, la otra preocupación dentro de la cancha de una "canarinha" que debe controlar la pelota y llevar la iniciativa en Samara.

El equipo, aseguró el corpulento volante del Real Madrid, también ha entrenado el lanzamiento de penales para el caso de que el partido llegue a la instancia extrema.

En Brasil es duda aún Marcelo, que se retiró con problemas lumbares del último partido de la fase de grupos ante Serbia, atribuidos a un "espasmo" sin mayores consecuencias en la columna. El lateral izquierdo del Real Madrid viajó con el equipo a Samara, pero su regreso al once titular no está confirmado.

Las bandas, en caso de que se pudiera hablar de debilidades en un equipo desbordante de talento, son justamente las zonas que más preocupan a Tite.

Brasil perdió por lesión en el lado derecho a otro de los mejores laterales del mundo antes del Mundial, Daniel Alves, y su sustituto, Danilo, tampoco pudo jugar los últimos partidos por molestias en la cintura. Danilo recibió ya el alta médica y podría volver ante el "Tri" en lugar de Fágner.

El equipo mexicano dirigido por el colombiano Juan Carlos Osorio sufrirá la única baja del central Héctor Moreno, suspendido por acumulación de amarillas.