Messi, Cristiano y esa estúpida grieta

Cada tanto el debate para determinar quién es el mejor de todos nos atrapa en un camino que no tiene fin.
Avatar del

Deborah Puebla

1/3
Messi, Cristiano y esa estúpida grieta

Messi, Cristiano y esa estúpida grieta

Messi, Cristiano y esa estúpida grieta

Messi, Cristiano y esa estúpida grieta

Messi, Cristiano y esa estúpida grieta

Messi, Cristiano y esa estúpida grieta

El eterno debate vuelve a surgir como una necesidad. Tenemos que poner a prueba todo nuestro conocimiento para opinar con fundamentos fuertes sobre quién es el mejor jugador de la historia.

Luego de cada premio al jugador del año, las opiniones y pasiones se cruzan en un cuadrilátero virtual para ver quién es el ganador de la contienda. Pero debemos aclarar puntos que se pierden en un camino que no tiene fin. Una cosa es el mejor de un año y otra cosa, muy distinta, es decir qué futbolista es el mejor de todos los tiempos.

Tanto en el Balón de Oro (galardón de France Football) como en el "The Best" (premio de la FIFA), se premia a lo que hacen los futbolistas a lo largo de una determinada temporada. Por eso, no tiene que sorprendernos que el ganador de ambos fuera Cristiano Ronaldo. Durante el 2017 conquistó la Liga española, la Liga de Campeones de Europa y guió a su seleccionado al Mundial de Rusia 2018.

No cabe dudas de que el portgués es un jugador extraordinario, un goleador letal para cualquiera. Un guerrero incansable e incontrolable. Un jugador a que le encantan los retos y, aunque a muchos no les guste su personalidad, es un crack que vive devorando récords. Lo quiero siempre en mi equipo. Pero tuvo que traer la discusión otra vez. 

 "Soy el mejor de la historia", dijo el delantero de Real Madrid, una frase que volvió a poner sobre la mesa la eterna comparación entre él y el capitán argentino, Lionel Messi.

Doy una humilde opinión. Lionel Messi es de otro planeta.Un ser divino que emociona al verlo jugar. Si, Cristiano fue el mejor del 2017 pero no es el mejor de la historia, y para muchos (y también para mí) la Pulga está cerca de conseguir el reinado. 

Pero consulto: ¿hace falta traer una y otra vez esta cuestión? El "soy el mejor de la historia" es una expresión que escuché de varios ex jugadores y no creo que sea sano, ni para nosotros ni para el fútbol, insistir con el debate.  Que Maradona o Pelé, que Messi o Cristiano...

Somos afortunados testigos de una hermosa hegemonía. La supremacía de la Pulga y de CR7 es incuestionable. Hay que remontarse hasta 2007 para ver a alguien (el brasileño Kaká) que no sea Cristiano Ronaldo o Messi recibiendo un premio al mejor jugador del planeta. 

El mano a mano está cada vez más parejo. No solo están igualados en los balones de Oro. Además ambos tienen cuatro Botas de Oro, el premio al máximo artillero en ligas europeas en la temporada. La paridad se extiende también a los trofeos en Liga de Campeones ya que Leo y CR7 tienen cuatro Champions cada uno. 

Sino existieran estos monstruos, otros seguro serían los protagonistas de nuestras charlas. Andrés Iniesta, Manuel Neuer, Neymar, Luis Suárez ( por nombrar algunos).  

 "Espero jugar a este nivel unos años más. Espero que la batalla con Messi continúe". Yo espero lo mismo Cristiano. 

Cuándo y quién será el que ponga fin a este duopolio es difícil de calcular, con los dos atacantes empeñados en estirar su hegemonía reinventándose en todo lo que haga falta. Yo dejé de lado la grieta para disfrutarlos.