Mbappé, el niño prodigio del fútbol mundial apunta a Argentina

"Se parece a mí": si esas cuatro palabras las pronuncia Ronaldo Nazario, "O Fenomeno", algo bueno tendrá el destinatario de semejante elogio.
Avatar del

DPA

1/2
Mbappé, el niño prodigio del fútbol mundial apunta a Argentina(FIFA)

Mbappé, el niño prodigio del fútbol mundial apunta a Argentina | FIFA

Mbappé, junto a Griezmann, celebra su gol ante Perú.(FIFA)

Mbappé, junto a Griezmann, celebra su gol ante Perú. | FIFA

No es otro que Kylian Mbappé, el niño prodigio del fútbol mundial, 19 años, potencia, desparpajo, gol y velocidad. Mucha velocidad. En un partido de la Liga francesa disputado en diciembre, llevaba ya 90 minutos en las piernas cuando se dio una carrera de 60 metros para marcar un gol. Alcanzó los 36 kilómetros por hora.

A ese chico de 19 años con cara de travieso y piernas de pantera le tendrán que controlar mañana los defensas de Argentina en Kazán, donde "Bleus" y "albicelestes" se enfrentan en los octavos de final del Mundial de Rusia.

Hijo de una argelina y un camerunés, este francés nacido en el suburbio parisino de Bondy el 20 de diciembre de 1998 es la gran perla del fútbol internacional. Con permiso de Neymar, el nombre llamado a jubilar a esos monstruos que son Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Mbappé debutó en la Ligue 1 antes de cumplir los 17 años y explotó en su primera temporada como profesional en el Mónaco, la 2016/2017. Sus cinco goles en seis partidos de la Liga de Campeones llevaron al Mónaco a unas semifinales que nadie esperaba. Y, por encima de las estadísticas, quedó la sensación de que había un diamante.

El Real Madrid estuvo cerca de hacerse con sus servicios, pero finalmente recaló en el PSG a cambio de 185 millones de euros, el segundo traspaso más caro de la historia de fútbol. Un chaval de 18 años.

Para entonces ya había debutado con la selección francesa. De hecho, con 18 años y tres meses se convirtió en el jugador más joven en vestir la camiseta del gallo desde 1955.

"Éste es el que nos va a mandar al banquillo", bromeó tiempo después su compañero Antoine Griezmann con un mensaje en Instagram. Y su seleccionador, Didier Deschamps, aseguró que le recuerda a Thierry Henry. "Kylian usa el cerebro para driblar. Llegará muy lejos".

De momento, llegó al Mundial de Rusia como titular en el equipo de Deschamps y en la segunda jornada marcó el 1-0 sobre Perú para convertirse en el goleador más joven de "Les Bleus" en un Mundial con 19 años y 183 días.

"Es un sueño hecho realidad", afirmó el atacante. "No quiero ser el máximo anotador o algo por el estilo. Si solo buscas objetivos individuales, no vas a ganar. Es como en la Liga de Campeones, solo el colectivo cuenta".

No tiene que ser sencillo lidiar con semejantes expectativas y fama con esa edad. Pero el muchacho lo maneja por ahora bien. Los pies los tiene en la tierra y no muestra estridencias en las redes sociales. Un "rara avis" en el fútbol moderno.

"He visto muchos jugadores y me impresionaron Thierry Henry y David Trezeguet. Pero no he visto muchos ejemplos de alguien tan maduro a su edad", asegura Guy Stéphan, asistente técnico de Deschamps.

Muchos ven en Mbappé al mayor talento del fútbol francés desde Zinedine Zidane. Ambos visten el "10" en la selección nacional, pero desde el punto de vista futbolístico son muy diferentes. Si Zidane parecía jugar vestido de frac, todo delicadeza, Mbappé es la potencia. Lo único en que se parecen es en esa zancada elegante e hipnótica. Y en el dorsal.

"El '10' estaba libre, lo quería. Y veo esto con los ojos del niño que amaba ese número", señaló Mbappé, una de las razones que hacen soñar a Francia para levantar otra vez la Copa del Mundo. La primera y última fue en 1998. Mbappé no había nacido.

Ignacio Encabo (DPA)