Los dolores de Neymar atormentan a Brasil

Si en los últimos días el astro brasileño dio que hablar sobre todo con sus "looks" estrafalarios, el foco se ha trasladado ahora de la cabeza a sus pies.
Avatar del

DPA

1/2
Los dolores de Neymar atormentan a Brasil

Los dolores de Neymar atormentan a Brasil

Los dolores de Neymar atormentan a Brasil

Los dolores de Neymar atormentan a Brasil

 El Mundial no ha empezado bien para Neymar. Si en los últimos días el astro brasileño dio que hablar sobre todo con sus "looks" estrafalarios, el foco se ha trasladado ahora de la cabeza a sus pies y plantea incógnitas respecto a su futuro en Rusia 2018: el adolorido tobillo del 10 "canarinho" atormenta a Brasil antes de su crucial partido frente a Costa Rica.

¿Estará Neymar a punto para jugar ante los "ticos"? Las muecas de dolor del delantero pusieron de cabeza las últimas prácticas de los sudamericanos en su búnker mundialista de Sochi, justo antes de que el equipo vuele a San Petersburgo para disputar el viernes su segundo duelo en el Grupo E. Después de empatar 1-1 con Suiza, la "canarinha" sale con la presión de ganar para asegurar su pase a octavos.

El martes por la tarde, Neymar tocó unas cuantas pelotas, participó en un rondo con sus compañeros y se retiró tras unos 15 minutos cojeando ligeramente al lado de un fisioterapeuta tras tocarse el tobillo derecho, en el pie que tiene en vilo a todo Brasil desde hace meses: es aquel del que el delantero fue operado a comienzos de marzo.

"Se trata del tobillo, no del pie", subrayaron los responsables de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) para intentar aplacar la preocupación que se disparó en una práctica que había transcurrido de forma tranquila hasta ese momento.

"Creo que sintió un poco de dolor, pero es normal", intentó también tranquilizar los ánimos su compañero Philippe Coutinho, en ausencia de Neymar por ahora la estrella brasileña por el golazo que marcó en el estreno "verdeamerelo".

"Neymar se quejó de dolores en el tobillo debido al número de faltas sufridas frente a Suiza", explicó el médico de la selección, Rodrigo Lasmar, quien lo operó en marzo. El entrenamiento "era regenerativo para los titulares", enfatizó Lasmar, que repitió el mensaje de toda la CBF: Neymar debe volver a entrenar con normalidad con el equipo a partir del miércoles.

El estado de la gran estrella de la selección de Tite es sin embargo una incógnita. Por ahora el mensaje es que jugará ante Costa Rica, pero no se sabe con qué forma física llegará al partido.

En la concentración de Sochi circulaban especulaciones de que las imágenes de Neymar renqueante eran más que todo un aviso a los rivales para que dejen de patearlo y a la FIFA para que proteja más al jugador: el brasileño, según las estadísticas, fue en su debut en Rusia el futbolista más golpeado en un partido mundialista desde Francia 1998. Diez faltas le cometieron los suizos.

Después de ver a Neymar interrumpir los últimos entrenamientos, en Brasil abundaron los memes que mostraban el pavor, pero también la frustración que siente la "torcida" por ver a su estrella otra vez entre algodones: "espinilla de cristal", lamentaba uno, mientras otros reproducían las distintas poses de dolor en las que se vio a Neymar tendido en el campo frente a los helvéticos.

Aparte de por su ya famoso pie derecho, Neymar llamó la atención antes por sus "looks" extravagantes. Justo antes del debut "canarinho", el delantero del Paris Saint-Germain se hizo moldear una cresta mohicana y se tiñó de un rubio chillón, color oro para sus incondicionales.

"Peinado espagueti", se burlaron sin embargo otros de los rizos largos y amarillos. El legendario ex jugador francés Eric Cantona publicó una foto suya con tallarines desparramados sobre su cabeza.

Para las últimas prácticas en Sochi, "Ney" volvió a cambiar de aspecto y se presentó con el pelo más corto, el tercer peinado que estrenó en Rusia. Sin poder verlo brillar aún en la cancha, el diario "Estado de Sao Paulo" informó sobre otras novedades del entorno del astro: Neymar viajó con dos peluqueros a Rusia.

Por Isaac Risco (dpa)