Lo del Tomba no es casualidad

Godoy Cruz digiere un trabajo a largo plazo y lo manifiesta con una campaña digna de admiración.
Avatar del

Ariel Fernández

1/4
Lo del Tomba no es casualidad(Club Godoy Cruz)

Lo del Tomba no es casualidad | Club Godoy Cruz

Lo del Tomba no es casualidad(Pachy Reynoso/MDZ)

Lo del Tomba no es casualidad | Pachy Reynoso/MDZ

Lo del Tomba no es casualidad(Alf Ponce / MDZ)

Lo del Tomba no es casualidad | Alf Ponce / MDZ

El Morro es uno de los goleadores del campeonato con 11 conquistas(Alf Ponce / MDZ)

El Morro es uno de los goleadores del campeonato con 11 conquistas | Alf Ponce / MDZ

Godoy Cruz Antonio Tomba atraviesa uno de los mejores momentos deportivos de su historia, con un equipo afianzado en la máxima categoría del fútbol argentino y siendo escolta de Boca Juniors en la Superliga.

Desde la causalidad y lejos de la casualidad se puede expresar este presente del equipo y del club mendocino. Resulta ser que el Expreso viene de hacerle cinco goles a San Lorenzo en el Bajo Flores y de quedar a algunos puntos del único puntero del campeonato. Esto pareciera ser solo una cadena de buenos  resultado deportivos, cuando en realidad es el fruto de un trabajo mancomunado de una institución que crece, creyó en un proyecto y apostó hace casi una década a que el futuro debía construirse desde las divisiones formativas y con la permanencia en la élite.

Con un plan integrado Godoy Cruz fue forjando su cantera hasta llegar a formar a aquellos pibes que hoy alcanzaron a ser jugadores de primera. Hoy, Godoy Cruz cuenta con futbolistas como Juan Fernando Garro, Ángel González, Fabricio Angeleri, Juan Andrada, Fabián Henriquez o Agustín Verdugo, todos con un presente maravilloso en el primer equipo. Y, además, otros juveniles que son parte de los que vienen pechando desde abajo como Roberto Ramírez, Juan Cruz Bolado, Leandro Lencinas, Agustín Manzur, Agustín Aleo, Lucas Agüero, Brian Alferez o Luciano Pizarro, por nombrar algunos. Godoy Cruz apostó a un plan construido desde las bases del club con algunos jugadores de afuera en puestos clave. Por ejemplo, el caso del Morro García, desde 2016 en la institución y muy cerca de convertirse en el máximo goleador histórico de Godoy Cruz en primera. O como el caso de Jalil Elias, con pasado en Newell's, sin demasiados minutos en la Lepra y con una opción de compra que ya es más que tentadora para la comisión directiva Bodeguera.

Garro grita su gol en el Malvinas ante Talleres. 

Godoy Cruz presentó un promedio de edad de 22 años ante San Lorenzo, con un 40% de futbolistas nacidos en el club.

El Tomba tiene un presupuesto de prácticamente medio millón de pesos exclusivamente para lo que respecta al funcionamiento de las inferiores, con sede principal en Coquimbito, donde el centro de alto rendimiento cuenta con tecnología de punta en pos de darle a cada uno de los chicos las comodidades y los desarrollos necesarios para el crecimiento muscular y futbolístico.

Diego Dabove junto a su ayudante, Walter Ribonetto.

Tampoco fue casualidad la llegada de Diego Dabove al banco del equipo. Solo era un desconocido para la gente y para el periodismo. No para quienes ya conocían el trabajo que el ex entrenador de arqueros venía haciendo en el predio con los más pequeños. A lo largo de un arduo trabajo en Coquimbito, Dabove se fue ganando el puesto del que goza hoy y lleva a cabo de gran forma. Es el artífice de un equipo que sabe a qué juega, más allá del resultado, con variantes genuinas y alcanzadas desde el trabajo y no desde el poderío económico.

Godoy Cruz está a un paso de meterse en una nueva Copa Libertadores de América -su cuarta y sexta copa internacional-, siendo el mejor equipo del interior del país en el último lustro. Pero, más allá de eso, marcando cuál debe ser el camino a seguir. Godoy Cruz tiene con qué festejar y no es casualidad.