La voz que faltaba: un árbitro se animó a hablar

Entre denuncias y manto de sospechas, Javier Jofré, secretario de la Asociación de Árbitros de la Liga Mendocina de Fútbol analizó el presente de esta cuestionada profesión.
Avatar del

D. Puebla y S. Hernandorena

1/2
La voz que faltaba: un árbitro se animó a hablar

La voz que faltaba: un árbitro se animó a hablar

La voz que faltaba: un árbitro se animó a hablar

La voz que faltaba: un árbitro se animó a hablar

 En medio del escándalo y el manto de sospechas que cubre el fútbol argentino, un árbitro se animó a hablar y reveló detalles de esta profesión tan cuestionada en los últimos tiempos.

Javier Jofré, secretario de la Asociación de Árbitros de la Liga Mendocina de Fútbol dialogó con "MDZ Social Club" analizó el presente de los jueces en el deporte más popular de nuestro país. 

"Cuando la capacidad del árbitro supera las expectativas, es ahí cuando se habla, o se cuestiona, la honestidad del juez. El árbitro vive expuesto al error y lo tiene que superar poco segundos, no tiene margen. Se hace difícil por la velocidad del juego. Tiene que controlar tantas cosas dentro de un campo de juego: desde sus propios colaboradores hasta el último hincha que ingresa, porque lamentablemente el espectáculo se brinda gracias a que hay un árbitro que le puede dar comienzo", expresó Jofré. 

"Vivir con el error es algo que tiene que saber toda persona desde el momento que estudia para esto.  Cuando uno llega a la casa vive con el error".

Y agregó: "Nadie se queja cuando el error del árbitro te ayuda en el partido. Si es para tu beneficio nadie dice nada.

La interpretación del juego: "Lo que es importante es conocer el movimiento corporal. Si no es natural, ahí podemos ver una intención. Conocer el reglamento e interpretar sería la combinación perfecta. El 40% viene de la teoría, el 60% viene de la interpretación que tiene el ser humano en relación al juego. El arbitro tiene que saber a hasta cómo juega un equipo para saber donde ubicarse". 

La teoría de la conspiración: "Existen dos protagonistas y tenemos que estar en la cabeza de ambos: el que interpreta y es el que es juzgado. No creo en la teoría de la conspiración, pero es cierto que existe algo raro. El fútbol no es solo un deporte: es plata y cuando hay plata de por medio, las cosas se ensucian. No desconfío de ningún arbitro de ningún nivel, pero tampoco le doy la posibilidad de que son todos honestos y todos honrados. 

"Ví muchas cosas. Nunca me ofrecieron plata"


¿Por qué ser árbitro?: "Empieza de dos maneras: es un jugador que le apasiona el fútbol o es una persona tiene necesidades económicos y busca una profesión. Pero no se puede vivir de esto sobre todo en el interior del país.  Es espectacular impartir justicia en un campo de juego, pero cuesta mucho llegar al nivel que uno aspira. En Primera terminar podés vivir del arbitraje, pero en el interior esto no pasa". 

"Lo más difícil es pensar en todo lo que dejas: tu familia, juntada con amigos. El arbitro profesional tiene que cuidarse mucho. El árbitro debe comportarse como tal en todo lados y es complicado de entender. Los jóvenes todavía no lo captan". 

"La designación a un partido es lo que más esperas, y no importa lo que tenes programado en tu vida personal.

Psicólogos para el árbitro: "Los árbitros de Primera tienen psicólogos y tendría que ser obligatorio para todos.Cuando te paran una fecha por un error, eso te sigue dando vueltas en tu cabeza y empezás a repasar todas las jugadas del partido". 

"El arbitro tiene que ser amable, tiene que estar tranquilo y tratar bien al jugador"

Tecnología: "Estoy de acuerdo en lo que genera transparencia, pero estoy en contra porque no llega a todos lados. En Argentina tenemos 40 millones de técnicos y 40 millones de árbitros". 

"Yo soy hincha del fútbol y me gusta que se dispute de la mejor manera".

Escuchá la entrevista completa