La maratón de Nadal por mantener el Nº1

El español afrontará una maratón de partidos en su país con el objetivo de mantenerse en lo más alto del ránking mundial.
Avatar del

DPA

1/2
La maratón de Nadal por mantener el Nº1(DPA)

La maratón de Nadal por mantener el Nº1 | DPA

La maratón de Nadal por mantener el Nº1(DPA)

La maratón de Nadal por mantener el Nº1 | DPA

El español Rafael Nadal afrontará a partir de mañana un maratón de partidos en el torneo de tenis Madrid con el objetivo de cruzar la meta el domingo con el título bajo el brazo y el número uno en su casillero.

El campeón de 16 Grand Slam debutará el miércoles ante el francés Gael Monfils en la Caja Mágica y tendrá que volver a jugar jueves, viernes, sábado y domingo si quiere alzarse con su sexta copa en la capital española.

Por el camino le pueden esperar rivales de cuidado, como el austríaco Dominic Thiem, el argentino Juan Martín del Potro, el alemán Alexander Zverev o el serbio Novak Djokovic.

Cualquier derrota -incluso en una posible final- apartará a Nadal del número uno y devolverá a la cima al suizo Roger Federer, ausente en la gira de arcilla por decisión propia. Pero el español está más que acostumbrado a estos sprints y este año encima llega a Madrid subido en la ola de la confianza.

Reciente campeón de Montecarlo y Barcelona, Nadal ha ganado los últimos 46 sets que ha jugado en arcilla. El último parcial que perdió fue en los cuartos de final de Roma, hace un año ante Thiem.

"Vengo de jugar dos torneos muy buenos", admitió el lunes Nadal en la Caja Mágica. "He tenido un gran nivel de juego tanto en Montecarlo como en Barcelona, las cosas han salido muy bien, pero la superioridad que he mostrado termina o empieza así", añadió el zurdo de 31 años haciendo un chasquido con los dedos.

"Yo no siento esa superioridad. En los dos torneos anteriores he sido mejor que mis rivales, pero eso no me garantiza nada para éste", indicó Nadal, que ha ganado cuatro veces en Madrid sobre arcilla (2010, 2013, 2014 y 2017) y otra en pista dura (2005).

A pesar de todos sus logros, Nadal se siente más vulnerable en Madrid que en el resto de los torneos de la gira de polvo de ladrillo. Mientras Montecarlo, Barcelona, Roma y Roland Garros, en París, se disputan a nivel del mar y se adaptan perfectamente a su juego, la capital española está a unos 600 metros por encima. En Madrid, la pelota se controla mucho peor y las condiciones favorecen a los sacadores y pegadores.

"Es el torneo de tierra más atípico", admite Nadal. "A mí me gusta jugar más con sol y calorcito. Vengo de jugar dos torneos muy buenos, pero en unas condiciones muy buenas y diferentes a las de aquí. En Montecarlo y Barcelona tienes más el control, aquí esa sensación es difícil de encontrar".

Monfils, su primer rival, derrotó el lunes por 6-2, 3-6 y 6-3 al georgiano Nikoloz Basilahsvili. El francés es un jugador capaz de lo mejor y lo peor, que vive en un constante sube y baja por el ranking.

Ahora ocupa el puesto 41 y mañana buscará la tercera victoria de su cerrera ante Nadal, al que únicamente venció en la pista dura de Doha, en 2009 y 2012. En tierra han jugado cinco veces y Monfils sólo ha conseguido arañarle un set.

Si gana el título el domingo, algo altamente probable, Nadal no tendrá apenas tiempo para descansar. El lunes arranca el torneo de Roma, su próxima parada del calendario y último evento antes de su gran objetivo de la temporada: ganar su undécimo Roland Garros.

Ignacio Encabo (DPA)