La grieta del fútbol argentino

La brecha se ha hecho demasiado grande e insostenible entre River y Boca y los demás.
Avatar del

Ariel Fernández

1/2
La grieta del fútbol argentino(Télam)

La grieta del fútbol argentino | Télam

La grieta del fútbol argentino(Télam)

La grieta del fútbol argentino | Télam

El fútbol argentino fue sin dudas la gran vidriera, la liga de las jóvenes promesas, de los torneos reñidos, de los múltiples campeones, de la paridad y, por ende, de la competitividad en su máxima expresión.

Si hacemos en recuento de la última década encontramos una gran variedad de equipos y de instituciones que se coronaron en la elite del fútbol argentino: como Boca, Lanús, Racing, River, Vélez, Newell's, Arsenal, Estudiantes, Argentinos y Banfield. Todo esto parece hoy sacado de contexto.

La AFA, como principal ente rector del fútbol argentino, fue destructor en primer grado de que hoy nuestro fútbol se haya convertido en la liga de los poderosos contra los que restan. De River y Boca y de lo que puedan llegar a hacer los demás 26 equipos.

Si bien el reparto de dinero favoreció, justa o injustamente a los más grandes a lo largo de la historia desde 1930 y con un crecimiento desproporcionado desde la llegada de la televisión, en tiempos donde lo económico cobra un valor preponderante por no decir único en los proyectos en función de los presupuestos, la brecha se ha hecho demasiado grande. Y más teniendo en cuenta la competitividad en torneos de largo aliento, campeonatos que aceptan los errores y dan tiempo a la recuperación.

Durante años en calle Viamonte se hizo lugar a pedidos, protestas o cualquier cuestión que deparara un rédito para los clubes más importantes de la Argentina, claramente sin voz en las instituciones más débiles.

Todo esto fue formando una gran brecha y hoy se hace casi insostenible alcanzar la paridad con planteles y economías como las de River y de Boca. Copiamos lo peor de Europa.

En tiempos en los que se habla de grieta, este parece ser el término en el fútbol argentino entre las fuerzas.

En Europa, fútbol desabrido si los hay, solo se llega a rescatar lo que pueda suceder en competiciones continentales como la Champions League o la Europa League. Lo demás, se torna aburrido. Las diferencias en España entre Real Madrid y Barcelona y los demás, en Italia ni hablar de Juventus como único animador de la Serie A o qué decir de lo que sucede en Alemania y el poderío del Bayern Munich.

Vamos camino a tener una liga de dos equipos, lamentablemente.