La explosiva salida de Özil de la selección alemana

El mediocampista anunció su retiro de la selección alemana como consecuencia del revuelo que causó la publicación de una foto suya con el presidente turco.
Avatar del

DPA

1/2
La explosiva salida de Özil de la selección alemana(DPA)

La explosiva salida de Özil de la selección alemana | DPA

La explosiva salida de Özil de la selección alemana(DPA)

La explosiva salida de Özil de la selección alemana | DPA

 El mediocampista Mesut Özil anunció su retiro de la selección alemana de fútbol como consecuencia del revuelo que causó la publicación de una foto suya con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan en mayo y repartió duras críticas hacia el trato recibido por parte de la Federación alemana (DFB).

"Después de considerarlo mucho tras los recientes acontecimientos, ya no jugaré para Alemania a nivel internacional, mientras permanezca este sentimiento de racismo y falta de respeto", escribió Özil en Twitter, horas después de haber defendido su foto con Erdogan y asegurar que lo volvería a hacer.

En su tercera publicación del día, Özil expuso en detalle el maltrato que recibió por parte de la DFB, y en particular dirigió su enojo contra su presidente, Reinhard Grindel.

"Cuando traté de explicarle a Grindel mi herencia, ascendencia y, por lo tanto, mi razonamiento detrás de la fotografía, él estaba mucho más interesado en hablar sobre sus propios puntos de vista políticos y en menospreciar mi opinión", disparó el ex jugador del Real Madrid.

Sin dejar de apuntar a Grindel, Özil amplió su ataque: "Ya no soportaré ser un chivo expiatorio por su incompetencia e incapacidad para hacer bien su trabajo".

En el comunicado, el futbolista vinculó las opiniones y actitudes de Grindel a las declaraciones hechas durante su tiempo como miembro del parlamento alemán, y a la vez apuntó a otras figuras públicas alemanas que se manifestaron por su caso.

"Estas personas han usado mi imagen con el presidente Erdogan como una oportunidad para expresar sus tendencias racistas previamente ocultas", aseguró Özil.

Horas antes de anunciar su retiro de la selección, Özil había roto el hermetismo de las últimas semanas, recalcando que no se arrepentía de haber posado para la imagen con Erdogan y diciendo que lo volvería a hacer.

"Sé que puede resultar difícil de entender, porque en muchas culturas el líder político no puede pensarse separado de la persona. Pero en este caso es diferente. Independientemente del resultado de las elecciones anteriores o de otras precedentes, volvería a tomarme la foto", señaló en la primera de las tres cartas que publicó en inglés en su Twitter.

El deportista turco-germano se remitió en su misiva a sus raíces turcas y remarcó que no se tomó la foto con el mandatario por razones políticas o por la convocatoria de elecciones, sino por respeto al cargo más elevado del país del que proviene su familia.

"Soy jugador de fútbol, no soy político y nuestro encuentro no era un respaldo político. De hecho, solo hablamos de lo solemos hablar cada vez que coincidimos: de fútbol", precisó el jugador del Arsenal.

"A pesar de que los medios alemanes dieron una imagen algo diferente, la verdad es que si no me hubiese reunido con el presidente, hubiese sido irrespetuoso con las raíces de mis antepasados, que sé que estarían orgullosos de dónde estoy hoy en día", dijo.

"Para mí no importa quién es el presidente, lo que importa es que era el presidente", explicó a continuación.

El jugador relató que había conocido a Erdogan en 2010, tras un encuentro que enfrentó a la "Mannschaft" contra Turquía en Berlín y que el dirigente turco presenció en el palco en compañía de la canciller alemana Angela Merkel.

En un segundo tuit, publicado unas dos horas después del primero, el internacional criticó con dureza a la prensa alemana y a un patrocinador de la selección alemana por su comportamiento.

"Ciertos periódicos alemanes" publicaron la propaganda adecuada "con el fin de promover sus intereses políticos", espetó para a renglón seguido reconocer que se había sentido "decepcionado" por la doble moral de algunas opiniones.

Asimismo atacó a un patrocinador del combinado nacional germano por haberle retirado de algunas campañas publicitarias una vez que saltó el revuelo por las fotos y por haber cancelado otros actos públicos en los que estaba previsto que él participara.

"Sinceramente eso duele mucho", declaró además en relación a un acto benéfico que estaba previsto que se celebrara en el colegio en el que estudió de niño y que finalmente nunca llegó a llevarse a cabo.

Özil y su compañero de selección Ilkay Gündogan, también de origen turco, se fotografiaron con Erdogan en Londres y fueron el centro de un escándalo que persiguió al combinado nacional germano durante todo el Mundial de Rusia.

Gündogan aseguró que ni él ni Özil habían tenido la intención de lanzar un mensaje político, pero Özil mantuvo hasta hoy un silencio que dio pie a muchas interpretaciones.

El jugador del Arsenal, de 29 años, acumula 92 partidos internacionales con la camiseta alemana desde que debutara en la "Mannschaft" en 2009. Su momento de mayor gloria lo vivió en Brasil 2014, cuando fue titular en el equipo que logró el título del mundo.

En 2010 había integrado el conjunto que finalizó tercero en el certamen en Sudáfrica, mientras que este año participó en dos de los tres partidos que el conjunto de Joachim Löw disputó en Rusia antes de quedar eliminado en la fase de grupos.

Por su bajo rendimiento y, sobre todo, por su foto con Erdogan antes del torneo, Özil recibió duras críticas, e incluso muchos atribuyeron la prematura eliminación alemana a una consecuencia de la dispersión que generó el caso.