La estupidez de quitar "la 10 de Messi"

Ariel Fernández

La estupidez de quitar "la 10 de Messi"

La estupidez de quitar "la 10 de Messi"

Lionel Scaloni comenzó con el pie izquierdo su interinato indefinido en la Selección argentino, aunque afortunadamente no desde los futbolístico, en lo cual el rendimiento dejó buenas sensaciones tras el triunfo 3 a 0 ante Guatemala y el empate ante Colombia en los Estados Unidos. 

El entrenador se refirió a la ausencia de Lionel Messi y aseguró que la camiseta número 10 no la usaría nadie en la gira: “Es de Messi hasta que diga si va a seguir o no". No sabemos si se trata de obsecuencia, chupamedismo que le hace realmente mal al mejor jugador del mundo, o si Scaloni sinceramente piensa que ese número no merece llevarlo nadie más que el jugador del Barcelona. 

A Lionel Scaloni, que conoce lo que significa la Selección, habría que recordarle que la Argentina es mucho más grande que Lionel Andrés Messi y, que en todo caso, deberíamos haber retirando antes muchas otras camisetas que trazaron nuestra rica historia colmada de logros. Por nombrar algunos, podríamos retirar la 6 de Daniel Passarella, la 10 de Diego Maradona o la de Mario Alberto Kempes. Y podríamos nombrar muchos más jugadores que hicieron grande, pero grande de verdad, al fútbol argentino. Sin duda estos apellidos tendrían más argumentos propios para que alguno decidiera retirar la camiseta.

Qué es esto de que la 10 no la use más que Messi, al menos hasta que el “señor” decida si viene al seleccionado o sigue en su casa, en España. Cuando la 10 la dejó de usar el mejor jugador de todos los tiempos allá por el Mundial de Estados Unidos 1994, fueron varios los jugadores que tuvieron el honor de vestirla, como fue el caso de Ortega, Simeone, Riquelme, Gallardo, etc. No pasó absolutamente nada. Es más, seguramente habrá sido motor de inspiración y orgullo haberse podido calzar el mismo número que brilló en tantas Copas del Mundo. 

En la NBA se retiran las camisetas de las leyendas cuando estas finalizan sus carreras. Así quedaron colgadas por Chicago las de Jordan o Pippen, por Los Ángeles las de Magic Johnson o Kobe Bryant y seguramente en San Antonio la de Manu Ginóbili se hará compañía con la de Robinson y Duncan. Con este buen criterio, en Barcelona podrían alguna vez inmortalizar la 10 de Leo, indiscutible mejor jugador de esa institución  de todos las épocas. Sin embargo, y lamentablemente, en la Selección argentina no ha podido demostrar todo aquello que hace a diario en el viejo continente. Y si lo ha demostrado a sido a cuentagota y en instancias no definitivas en torneos que realmente interesan.

La 10 Albiceleste será de Messi, claro, cuando este desee jugar con esos colores; de lo contrario, démosle la oportunidad de que la goce alguien que realmente quiera, sienta y esté orgulloso de calzarla. 

Temas
  • argentino
  • Selección argentina
  • Colombia
  • Guatemala
  • Selección