Deportes Se salvó la Lepra

La emoción de Gabriel Gómez

Sentimientos profesionales y personales invadieron al entrenador de la Lepra que rompió en llanto tras el pitazo final. "Me gustaría seguir", señaló el DT.
Avatar del

Lautaro Blanes

1/3
La emoción de Gabriel Gómez(Pachy Reynoso/MDZ)

La emoción de Gabriel Gómez | Pachy Reynoso/MDZ

La emoción de Gabriel Gómez(Pachy Reynoso/MDZ)

La emoción de Gabriel Gómez | Pachy Reynoso/MDZ

La emoción de Gabriel Gómez(Pachy Reynoso/MDZ)

La emoción de Gabriel Gómez | Pachy Reynoso/MDZ

"Teníamos que ganar cinco de ocho". Ese fue el objetivo mínimo que se trazó el cuerpo técnico comandado por Gabriel Gómez y se cumplió tal cual. Bajo su mando, Independiente cosechó cinco triunfos, un empate y dos derrotas, es decir que ganó 16 puntos de los 24 que disputó. Sin dudas que Gómez fue parte importante de esta remontada Leprosa.

Cuando concluyó el juego ante Santamarina, el entrenador se sumó a los festejos y también a las lágrimas de los hinchas. Pero no solamente por haber alcanzado la meta, sino también porque en lo personal fue "un desahogo y una revancha".

"Era muy difícil. Cuando llegamos acá dijimos con el cuerpo técnico que había que ganar cinco de ocho partidos, lo logramos en el último partido y gracias a los jugadores porque ellos se brindaron al máximo", comentó primeramente Gómez.

Luego explicó porqué lo tomó como una revancha: "Desde que me fui de Ramallo sufrí muchas injusticias. El fútbol es un ambiente bastante complicado y estos dirigentes de Independiente confiaron en mí. Solamente vieron cómo trabajaba y sin nombre se la jugaron y eso lo valoro mucho".

"Por eso este club me dio una revancha".

En cuanto a la emoción: "Desahogo familiar. Se hacen muchos sacrificios aunque no se vean, como estar lejos de mi familia. No la pasé bien en muchos casos y que la gente de Independiente Rivadavia me haga sentir importante es muy valorable para mí", contó el adiestrador.

Acerca de su futuro en el Azul, Gómez aseguró: "Uno se quiere quedar en los lugares donde te tratan bien y acá sí lo hacen. Pero hay que analizar muchas situaciones en frío. Les dije a los dirigentes que hoy hay que festejar, pero después hay que hacer una autocrítica porque por algo se llegó hasta este punto".

Por último, elogió a la hinchada Leprosa: "La gente de Independiente no puede estar peleando en estas instancias, merece un equipo que pelee cosas importantes, ya sea con Gabriel Gómez o sin él".