Justicia paraguaya investiga abusos en el fútbol

La Justicia paraguaya abrió hoy una investigación sobre posibles casos de trata de personas y abusos sexuales en el fútbol.
Avatar del

Sección Deportes

1/2
Justicia paraguaya investiga abusos en el fútbol

Justicia paraguaya investiga abusos en el fútbol

Justicia paraguaya investiga abusos en el fútbol

Justicia paraguaya investiga abusos en el fútbol

La Justicia paraguaya abrió hoy una investigación sobre posibles casos de trata de personas y abusos sexuales en el fútbol, después de que tomara estado público un escándalo en el club Rubio Ñú de la ciudad de Luque, vecina a la capital Asunción.

El escándalo estalló cuando empezaron a circular una foto y videos en las redes sociales en los que el presidente del club, Antonio González, admite públicamente que un jugador del equipo era su amante.

El futbolista Bernardo Gabriel Caballero, actualmente con 25 años, denunció que siempre fue coaccionado por el presidente del club para mantener relaciones sexuales y poder jugar en la institución.

"Sé que hubo otros jugadores que tuvieron relaciones con él. Era una cuestión normal y tengo pruebas de otros chicos que pasaron por una situación así", afirmó el jugador paraguayo.

La fiscal Teresa Martínez informó hoy que se recibió una denuncia y que se está en el inicio de la investigación. Además de los abusos, se está investigando la explotación de menores.

Martínez agregó que lo más preocupante del caso es que algunos menores de edad podrían estar siendo actualmente sometidos. "Las autoridades del fútbol deberían empezar a erradicar las mafias existentes dentro del mundo del deporte rey", afirmó la fiscal.

La Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia (SNNA) también tomó cartas en el asunto y su titular, Ricardo González, anunció que intervendrá las escuelas deportivas del país para darle seguridad a los menores y sus familias de que no serán abusados ni explotados en el ambiente deportivo.

González declaró que en varias ocasiones insistió a la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) para buscar un marco normativo que resguarde a los jugadores menores que están expuestos a abusos y a los llamados "cazatalentos".

El club Rubio Ñú, de la Primera División del fútbol paraguayo, intentó despegarse del escándalo y negó haber estado vinculado a estas prácticas como institución.