¿Juegos Olímpicos otra vez en México? Entre la ilusión y el realismo

La noticia de que México será el primer país en recibir el Mundial de fútbol por tercera vez, lo cual hará en 2026 en un evento realizado junto a Estados Unidos y Canadá, fue lo que despertó la ilusión de que también pueda volver el fuego olímpico.

Avatar del

Manuel González Vargas (DPA)

¿Juegos Olímpicos otra vez en México? Entre la ilusión y el realismo(DPA)

¿Juegos Olímpicos otra vez en México? Entre la ilusión y el realismo | DPA

Entre la ilusión y la realidad: la posibilidad de que México pueda ser en el futuro una vez más anfitrión de unos Juegos Olímpicos se balancea entre una y otra a falta de una propuesta oficial en el corto plazo.

México es uno de los pocos países latinoamericanos por donde todos los grandes eventos han pasado: albergó dos veces el Mundial de fútbol –en 1970 y 1986– y una vez los Olímpicos –en 1968–, el único latinoamericano junto a Brasil con tal honor.

El país norteamericano organizó también en cuatro ocasiones –1926, 1954, 1990 y 2014– los Juegos Centroamericanos y del Caribe, el máximo anfitrión junto a Colombia. Además, recibió los Juegos Panamericanos –1955, 1975 y 2011– en tres oportunidades, también el principal organizador histórico junto a Canadá.

Pero es sobre todo la noticia de que México será el primer país en recibir el Mundial de fútbol por tercera vez, lo cual hará en 2026 en un evento realizado junto a Estados Unidos y Canadá, lo que despertó la ilusión de que también pueda volver el fuego olímpico.

"México tiene un gran legado que dejó desde los Olímpicos de 1968, es un país lleno de pasión por el deporte, con un Comité Olímpico muy fuerte y bien conducido, con un gobierno que apoya al deporte de forma importante", señaló el presidente del Comité Olímpico Internacional COI), el alemán Thomas Bach, hace unas semanas.

"Los mexicanos tienen muchos argumentos para estudiar la posibilidad de otra candidatura olímpica. No sé si vaya a ser exitosa o no, pero hay argumentos para un plan. Lo más pronto sería en 2032", añadió Bach.

Sin embargo, uno de los primeros problemas para México se inicia con las fechas: como Estados Unidos será anfitrión en 2028 –los Juegos volverán a Los Ángeles–, que el COI repita en un país de la zona sería muy difícil, según los expertos.

En México, la posibilidad de ser anfitriones una vez más de los Juegos Olímpicos es una idea que nadie se anima a descartar, pero ante el menor intento por pasar de las pláticas informales a los planes todo se detiene.

"Hace tres o cuatro años, Monterrey habló de la posibilidad de buscar la candidatura, pero por distintas circunstancias no se logró un acuerdo", explica a dpa un portavoz del Comité Olímpico Mexicano (COM).

"La opinión del COM sobre una candidatura deberá expresarla el licenciado Carlos Padilla", añadió. Pero Padilla no se ha expresado sobre el tema por iniciativa propia y prefiere centrarse "en el ciclo olímpico actual" y en su segundo mandato como presidente del COM (2016-2020).

El problema para México no pasa por su capacidad para organizar un evento. Ejemplos sobran: La Fórmula 1, que volvió a la Ciudad de México en 2015 y cuyo Gran Premio ha recibido el trofeo a mejor evento del máximo circuito automovilístico en tres ocasiones. O el Abierto de Tenis en Acapulco, nombrado por los propios tenistas como el mejor torneo de ATP 500 del año 2017.

"En un primer vistazo general, yo no recomendaría proponer la candidatura", expresa a dpa Uriel Sánchez, un economista del ITAM (Instituto Tecnológico Autónomo de México). "En Río de Janeiro hubo desvíos, presupuestos mal hechos y ‘elefantes blancos’ y van a tardar en recuperarse", argumenta.

"Es muy difícil para los países emergentes intentar ser anfitriones y no pensar en los factores externos: cómo se encuentra económica y socialmente la ciudad que buscará ser sede, en este caso la capital mexicana, qué tipo de infraestructura tiene, son muchos más problemas que oportunidades", manifiesta Sánchez.

A pesar de que una eventual candidatura hiciera caso a Bach y retomara el legado de México 1968, los 50 años que han pasado desde entonces obligarían a una remodelación importante incluso de los recintos que ya existen.

Sin embargo, y a pesar del panorama, el chileno Neven Ilic, presidente de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa), ofreció en su momento un argumento a favor.

"Cuando fue elegida, Río tenía una realidad política y económica. Cuando fueron los Juegos, la realidad era otra. Eso no tiene por qué repetirse", dijo al diario argentino "La Nación" en 2017 con respecto a una eventual candidatura de Buenos Aires, que sirve también para ejemplificar el caso mexicano.

"Juegos Olímpicos en nuestro continente, sean mayores o de la Juventud, son un orgullo para todos", agregó el chileno.

Temas
  • Juegos Olímpicos