Hockey: ¿qué hacemos con los árbitros?

Finalizó la Liga Nacional A de caballeros en Mendoza con un arbitraje polémico y muy cuestionado. ¿Qué pasa con los árbitros en el hockey?
Avatar del

Laura Zeier

Hockey: ¿qué hacemos con los árbitros?(Alf Ponce / MDZ)

Hockey: ¿qué hacemos con los árbitros? | Alf Ponce / MDZ

El arbitraje de hockey sobre césped siempre ha sido muy cuestionado en Mendoza y en el resto del país. Entendidos del deporte -y no tanto- reclaman muchas veces con razón, aunque otras lo hacen sólo por enojo o disconformidad con el resultado del partido.

Lo cierto es que a nivel local o nacional el video ref no existe y las pruebas de que algo se cobró bien o mal se remiten a lo que ve el otro árbitro o, en su defecto, a lo que queda grabado en la retina de ese juez.

Ahí es cuando el público se enfurece, los técnicos se enojan, los jugadores se salen de sí, y el partido pasa a un segundo plano. Esto sucede a menudo y muchos resultados se ven alterados por las acertadas y/o desacertadas decisiones de los árbitros.

Pero ellos son humanos y se pueden equivocar, entonces hay que perdonarlos. Lo que no hay que perdonar es la falta de capacitación técnica y psicológica.

Se necesita el respaldo de la Confederación Argentina de Hockey y de las Asociaciones provinciales para unificar criterios y apoyar a quienes se encargan de dirigir un partido de hockey. 

Desde los semilleros hasta las primeras divisiones, pasando por los Argentinos de Selecciones, Campeonatos Regionales y Ligas Nacionales, se requiere de árbitros profesionales, con análisis y prácticas demostrables, que sepan manejar los partidos sin soberbia ni arrogancia. 

Si hubiera un listado enorme de árbitros se podrían elegir de acuerdo a las características y al "peso" del partido, sin embargo ¿cuántos árbitros de alto nivel hay?, ¿cuántos árbitros tiene Mendoza? La respuesta es: muy pocos.

>

Las mejoras en el arbitraje deben llegar a nivel nacional. No basta con un celular o una cámara que aumente el nivel de un sólo árbitro en un partido de primera división. Se necesitan más cursos que acaparen, formen y nutran a los jueces de todo el país, en base a los criterios que proponga la Federación Internacional de Hockey. Así y todo, se vuelve indispensable atraer a más personas que desempeñen esa función en el deporte. 

Si un jugador tira un palo o comete una infracción en el campo de juego es calificado por el árbitro como corresponde con tarjetas verde, amarilla o roja, pero, ¿qué hacemos con los árbitros?  

Si los jugadores se equivocan y son sancionados de acuerdo a la gravedad de sus acciones dentro de la cancha, los árbitros también deberían serlo. No hay un régimen de amonestaciones para las actuaciones de quienes dirigen los partidos de hockey.

Quizá sea una solución para perfeccionar al deporte. También es verdad que muchas veces los jugadores exageran y culpan a los árbitros de sus frustraciones individuales y de equipo. Pero lo que muchos afirman con seguridad es que, al igual que son puntuados por la FIH para dirigir en diferentes niveles, los árbitros también deberían ser sancionados cuando cometen errores que cambian el rumbo a un partido decisivo, como sucedió en la final de la Liga Nacional A de hockey sobre césped masculino.

Una sanción muchas veces invita a la reflexión y a mejorar aspectos, no siempre es vista desde un punto de vista peyorativo. O se incorpora la tecnología necesaria para subsanar los errores o se busca una alternativa para disminuir las falencias.

La Liga Nacional A, que se disputó en Mendoza, tuvo una gran cantidad de críticas focalizadas en el arbitraje, durante los cuatro días de competencia. Jueces de todo el país, calificados para dirigir en un certamen argentino, fueron moralmente sancionados ante la enorme disconformidad del público y de los planteles protagonistas. 

Un error, o una mala decisión, lo puede tener cualquier. Pero cuando es reiterado y cambia el rumbo de un partido (luego del sacrificio y del trabajo constante de todo un equipo), comienza a molestar y hasta indigna.   

Eso pasó en la Liga Nacional A... eso le pasó a un equipo mendocino: Vistalba.  

*Corner corto para Vistalba. Se cobró gol de desvío de Maxime Bertrand, pero inmediatamente el fallo fue revertido y el gol, anulado. Luego las cámaras del periodismo y los fanáticos presentes demostraron la incorrecta decisión.