Godoy Cruz, inferiores, y el menosprecio por su gente

"Pibes" que no están a la altura; dirigentes a los que poco les interesa el hincha.
Avatar del

Ariel Fernández

1/2
Godoy Cruz, inferiores, y el menosprecio por su gente(Alf Ponce / MDZ)

Godoy Cruz, inferiores, y el menosprecio por su gente | Alf Ponce / MDZ

Godoy Cruz, inferiores, y el menosprecio por su gente(Alf Ponce / MDZ)

Godoy Cruz, inferiores, y el menosprecio por su gente | Alf Ponce / MDZ

Godoy Cruz volvió a perder un clásico en el verano, ante una multitud que se dio cita en el estadio Malvinas Argentinas y que fue a ver a su equipo ganar, como cada fin de semana y, esta vez, en mayor medida por la envergadura del rival, que si bien se encuentra un par de categorías por debajo de la Primera División, no deja de ser Huracán Las Heras un histórico rival de batallas imborrables a lo largo de la historia del fútbol mendocino.

El Tomba disputó dos choques oficiales de verano en el receso, primero en calle Vergara ante el Deportivo Maipú y luego ayer ante el Globo, ambos con derrota y dejando en claro la postura de la dirigencia respecto a sus socios e hinchas; e incluso algo que viene siendo un problema a lo largo de los años y que tiene que ver con la falta de respuestas en las divisiones formativas de la institución.

Podremos enumerar varios desaciertos, tanto de cuerpo técnico como dirigencial. En primer lugar, ningunear encuentros de pretemporada que son importantes para la gente y los socios, que, en definitiva, son el club mismo y por quienes se ponen en pie las entidades.

Al parecer, Lucas Bernardi, reciente entrenador de Godoy Cruz, conoce muy poquito de la historia del club que dirige y ni hablar de nuestro fútbol. Tampoco hay alguien en el club que se lo haga saber. Bernardi utiliza jugadores habitualmente titulares en partiditos de country, como ante Tigre en Benavídez o ante Gimnasia en Coquimbito, pero deja a los pibes, que ya no son tan pibes, para encuentros mucho más sustanciales, con ambos públicos y en choques que serán recordados por su peso específico. No se entiende cuáles son los miedos del DT.

No obstante, Godoy Cruz sigue reflejando que estos jugadores, hoy por hoy y ocupando el segundo equipo, no están a la altura ni siquiera de alternar en la máxima categoría del fútbol argentino. Sin ir más lejos, son muy pocos los futbolistas que han realizado todas las divisiones inferiores en el club y que años más tarde han sido parte del primer equipo y fundamentales dentro de algún once inicial. Esos futbolistas genuinos y de pura cepa bodeguera se llegan a contar con los dedos de una mano, en más de una década de trabajo no tan bueno en divisiones formativas. De esta lista podremos nombrar, para especificar, jugadores como Nico Olmedo y no como Enzo Pérez o Fernando Zuqui, estos dos últimos llegados a Godoy Cruz ya con un paso formativo previo proveniente de otros clubes.

Nadie puede discutir la infraestructura con la que hoy cuenta Godoy Cruz y que es valorada por el mundo fútbol, con un predio realmente importante para la práctica y preparación de todas las categorías. Desde hace más de 10 años Godoy Cruz viene realizando una gran inversión en el trabajo de divisiones formativas, aunque con resultados muy lejos de los esperados.

Tranquilamente estos dos temas centrales, inferiores y la dirigencia y su gente, podrían haberse desdoblado, pero ameritaba la conjunción de ambos para explicar porqué no todo lo que reluce es oro por calle Balcarce. Ya habrá tiempo para seguir profundizando. Mientras tanto, los hinchas de Godoy Cruz siguen yendo a ver a su equipo perder en encuentros con una carga emotiva importante; mientras tanto, Godoy Cruz sigue sin tener variantes desde la cantera.