Fernando Gago, o "dejar la vida por los colores"

El volante volvió a ser foco de las críticas por sufrir su enésima lesión, pero demostró una valentía que puso en riesgo su carrera.
Avatar del

Lucas Burgoa

1/2
Fernando Gago, o "dejar la vida por los colores"(Twitter @TyC Sports)

Fernando Gago, o "dejar la vida por los colores" | Twitter @TyC Sports

Fernando Gago, o "dejar la vida por los colores"(Twitter @TyC Sports)

Fernando Gago, o "dejar la vida por los colores" | Twitter @TyC Sports

Las imágenes, con audio incluido, fueron elocuentes. Tras caer lesionado en la mitad de la cancha, Fernando Gago miró al banco de suplentes y pidió el cambio. Se agarró la cabeza, se fastidió, se levantó rengo y volvió a mirar al banco para pedir que lo esperen.

Fue el primero en darse cuenta de que la lesión era grave, pero no le importó. Asumió en primera persona esa vieja frase que pide "dejar todo por la camiseta". El cuerpo médico lo atendió al costado de la cancha y le comunicó que no podía seguir, y Gago estalló de bronca.

"¡Dejame jugar, Dani!", le gritó el volante al médico de la Selección, Daniel Martínez. Ante la insistencia del galeno, quien le advirtió que podría ser peor, le respondió "¡no importa!".

Y volvió a entrar. Lo miró al capitán, Lionel Messi, y le confirmó lo peor: "Me rompí el cruzado". Luego el diagnóstico de la AFA confirmó lo que Gago supo desde el primer momento.

El mediocampista de Boca decidió jugar con el corazón, algo que se le reclama desde hace tiempo a los futbolistas de la Selección. Era su regreso a la celeste y blanca, tras un gran inicio de temporada con el campeón del fútbol argentino, y aparecía como una alternativa vital para el rodaje del equipo.

Es que Fernando Gago ha entendido como pocos el juego de Lionel Messi y ha sido, quizá, el mejor socio de la Pulga en la mayor, con un altísimo nivel de ambos durante el mandato de Alejandro Sabella. Pero otra vez se vio afectado por una lesión.

Aunque no deje de sorprender la cantidad de lesiones de gravedad que ha sufrido Gago en su carrera, motivo por el cual ha sido blanco de las críticas en general y de burlas de los hinchas que no simpatizan con Boca, lo de anoche rozó el heroísmo.

Sabiéndose roto, decidió seguir. El momento de la Selección exige dejar todo y más. Lo más fácil, para muchos, será seguir chicaneando a un tipo al que el físico no lo ha acompañado al nivel de su talento, pero que anoche puso en riesgo su carrera con tal de ver a la Argentina en el Mundial.