Experiencia y fuerza se verán en la final de Miami

El estadounidense John Isner y el alemán Alexander Zverev se enfrentarán en la final del torneo de Miami.
Avatar del

dpa

1/3
Experiencia y fuerza se verán en la final de Miami(DPA)

Experiencia y fuerza se verán en la final de Miami | DPA

Experiencia y fuerza se verán en la final de Miami(Télam)

Experiencia y fuerza se verán en la final de Miami | Télam

Experiencia y fuerza se verán en la final de Miami(DPA)

Experiencia y fuerza se verán en la final de Miami | DPA

 El estadounidense John Isner y el alemán Alexander Zverev se enfrentarán en la final del torneo de Miami después de eliminar hoy al argentino Juan Martín del Potro y al español Pablo Carreño, respectivamente.

El cierre de la competencia de la "ciudad del sol", que se despide después de 32 años de Key Biscayne para trasladarse a partir de 2019 al estadio Hard Rock de Miami, estará sin duda cargado de emoción, experiencia, velocidad y fuerza.

Por un lado, Isner, de 32 años, buscará su primer título en un torneo de categoría Masters 1000, tras disputar sin éxito las finales de Indian Wells (2012), Cincinnati (2013) y París (2016), y por el otro estará la joven promesa del tenis que va por más brillo del alcanzado en 2017 con los Masters de Roma y Montreal.

El estadounidense demostró su calidad en la primera semifinal de la jornada con un contundente saque que frenó a Del Potro en su carrera por el tercer puesto de la ATP y por el "Sunshine Double", que solo han ganado antes siete jugadores al levantar los títulos en Indian Wells y Miami el mismo año.

"Delpo", reciente campeón en Acapulco y el desierto californiano, cayó con parciales de 6-1 y 7-6 (7-2) en un intenso encuentro que duró casi tres horas bajo el sol y un calor sofocante.

"Creo que hoy he jugado el mejor partido en mucho tiempo. Evidentemente y con razón él (Del Potro) está cansado, ha jugado muchos partidos hasta aquí", dijo al término del encuentro el actual número 17, quien además destacó "el ambiente que miles de argentinos le dieron al juego".

El argentino por su parte reconoció que no estuvo en su mejor forma desde el principio del encuentro. "Creo que no tuve un buen arranque y él enseguida me quebró el servicio", explicó Del Potro, quien pese a la derrota dijo estar tranquilo por "estar sano".

"Él jugo muy bien, tuvo un gran nivel, no solo con el saque, sino de fondo también, erró muy poco, en momentos importantes nunca falló", reconoció el sudamericano, que no dejó claro cuáles serán sus próximas competencias. "A Roland Garros seguramente vaya y después analizaré bien qué torneo me conviene jugar previo a París", indicó.

En el primer set, Isner brilló y sacó adelante un 6-1 casi impecable en 27 minutos. El local se acomodó fácil y la presión del público, mayormente argentino, no fue problema para él. Del Potro, en tanto, se vio lento y desubicado ante los rápidos servicios de su rival, que logró varios aces.

En el segundo parcial, sin embargo, Del Potro reaccionó y equilibró el encuentro. El argentino sostuvo fácilmente el 2-1 pero su rival lo persiguió constantemente en el marcador hasta forzar el desempate con cuatro aces seguidos y velocidades que superaron los 200 kilómetros por hora.

Los miles de asistentes al estadio del Parque Crandon volvieron a corear frases de ánimo para Del Potro, quien pese a ello no pudo superar al norteamericano que dejó en 15 triunfos la racha ganadora que llevaba el tandilense.

En el tie-break del segundo set, la "torre de Tandil" logró que su rival cometiera algunos errores que terminaron en la red pero no pudo responder nuevamente a los servicios certeros y los tiros al fondo que lanzó el estadounidense.

Isner, que ha conseguido los mejores resultados de su carrera en torneos de su país, puede volver al top 10 tras la derrota de Carreño, que también lo dejó como la mejor raqueta estadounidense en el circuito.

"Delpo" se despidió por lo pronto de la posibilidad de asegurarse el tercer lugar del ranking mundial, posición que habría sido su mejor ubicación histórica, aunque sus opciones de seguir avanzando en el escalafón son claras.

En la segunda semifinal, el alemán de 20 años derrotó a Carreño, número 19 del ranking, con parciales de 7-6 (7-4) y 6-2 en una hora y 28 minutos y siguió mostrando el nivel que llevó al español Rafael Nadal a postularlo como próximo número uno de la ATP.

En el encuentro inédito, el alemán impuso su propio ritmo en medio de la reacción del español, que intentó remontar el set con algunos aces y jugadas difíciles de alcanzar para el representante de la nueva generación del tenis y número cinco de la ATP.

"Sascha" no bajó la guardia, mantuvo la velocidad y fue ágil mentalmente, pero no pudo sacar gran ventaja sobre Carreño, que después de salvar un break-point forzó el desempate.

En ese punto la resistencia de los dos jugadores fue puesta a prueba, pero sobre todo la del español, quien debió esforzarse para alcanzar los veloces golpes y la seguridad de su rival.

Para el segundo set, Carreño ya estaba aminorado por la joven promesa y luego de cometer doble falta y una derecha que terminó en la red, el alemán rompió el servicio una y otra vez.

Al final, la inmovilidad y los golpes por fuera de la cancha del español le dieron al alemán el pase directo a la final, donde se encontrará con Isner por cuarta vez. El joven Zverev ha vencido al veterano Isner en los tres choques anteriores.

Mañana sábado disputarán la final femenina la estadounidense Sloane Stephes, 13 del ranking WTA, y la letona Jelena Ostapenko, que ostenta el puesto seis.

Por Tatiana Rodríguez (dpa)