"Esto es muy duro": el trágico adiós del bravo Japón

El adiós al Mundial de fútbol de Rusia no pudo ser más amargo para Japón.
Avatar del

DPA

1/2

"Esto es muy duro": el trágico adiós del bravo Japón | FIFA

"Esto es muy duro": el trágico adiós del bravo Japón | FIFA

 El adiós al Mundial de fútbol de Rusia no pudo ser más amargo para Japón.

"Estoy muy triste y apenas puedo expresar lo que llevo dentro. Esto es muy duro", dijo el capitán Makoto Hasebe tras la derrota por 3-2 ante Bélgica en Rostov del Don.

No es solo que los nipones se quedaran por tercera vez a las puertas de los cuartos de final, sino más bien es el cómo.

El equipo asiático se adelantó 2-0 en el marcador, pero acabó perdiendo en el minuto 94, el último del tiempo añadido, tras un contragolpe letal.

"Hemos demostrado que sabemos jugar al fútbol, pero por desgracia no se ha dado el resultado", agregó el frustrado Hasebe.

Genki Haraguchi, en el 48', y Takashi Inui, en el 52', adelantaron a Japón y alimentaron la esperanza de avanzar por primera vez a la ronda de los ocho mejores.

Pero los tantos de Jan Vertonghen (69') y Marouane Fellaini (74') fueron el preludio de la tragedia japonesa, sellada por el gol de Nacer Chadli en el último momento.

"Los jugadores no son los culpables", dijo el seleccionador japonés, Akira Nishino. "Yo tengo la culpa. Dudo de mi táctica. Es una tragedia. Estoy muy decepcionado y hundido", admitió.

Sus pupilos lo sintieron de la misma forma. "Un solo momento nos ha matado", dijo el defensa Maya Yoshida. "Es difícil de aceptar".

Los japoneses dejaron de hecho una magnífica impresión y pelearon a la misma altura con el poderoso rival. Los belgas les dedicaron incluso elogios.

"Lo que mostraron fue una clase magistral de táctica", dijo el defensa belga Vincent Kompany.

El seleccionador japonés espera ahora que el tiempo cure las heridas. "Los jugadores dieron lo mejor de sí, pero no puedo calificar el resultado de éxito", dijo Nishino. "Pero quizá, dentro de cuatro años, cuando miremos hacia atrás, sí podamos considerarlo un éxito".

Hasebe seguro no estará allí. Al fin y al cabo, el defensa tiene ya 34 años. Quizá la serenidad que da la edad le ayudó a encontrar las palabras justas.

"Jugamos bien y estoy orgulloso del equipo y mis compañeros", dijo. "Ahora la vida sigue".

Por Eric Dobias (dpa)