Es hora de que el hincha del Tomba festeje y deje de pedir

Está en la esencia de cualquier hincha exigir y pedir, pero también debe ser preciso ser cauto.
Avatar del

Ariel Fernández

1/2
Es hora de que el hincha del Tomba festeje y deje de pedir(Alf Ponce/MDZ)

Es hora de que el hincha del Tomba festeje y deje de pedir | Alf Ponce/MDZ

Es hora de que el hincha del Tomba festeje y deje de pedir(Alf Ponce/MDZ)

Es hora de que el hincha del Tomba festeje y deje de pedir | Alf Ponce/MDZ

El crecimiento deportivo e institucional de Godoy Cruz Antonio Tomba en los últimos 15 años debe ser de los más importantes y sostenidos entre los tres mil clubes que conforman el mapa futbolístico de la República Argentina. La progresión que comenzó con una manera diferente de manejar el fútbol en Mendoza fue llevando a la obtención de diferentes objetivos, en muchos casos impensados unos años antes.

Como en toda gestión se puede decir que han habido aciertos y errores, desde los comienzos de Acción Deportiva, haciéndose cargo del fútbol profesional, como en las presidencias de Mario Contreras y José Mansur. Sin embargo, en las tribunas, primero del Feliciano Gambarte y luego del Malvinas Argentinas, siempre se percibió disconformidad. Claro que este resentimiento siempre tuvo argumentos, algunos más valederos que otros.

Entrando estrictamente en lo deportivo, por ahí, el hincha no se ha dado cuenta del papel que hoy ocupa en la elite del fútbol argentino. Recuerdo a la gente hace más de una década y media pedir e implorar por la permanencia de categoría en un momento complicado de la institución en el antiguo Nacional B. Luego, ya sin problemas de promedios, esa misma gente pedía el ascenso a Primera División, casi como una realización de un sueño. Luego de eso ya no importaría nada más. Los corazones estarían tranquilos. Inclusive una canción de popular rezaba: "Cómo me gustaría estar en Primera, para ganarle a Boca en la Bombonera...para ganarle a River en el Gallinero...", y así seguía. Y ese anhelo también se cumpliría, no solo con triunfos frente a River y a Boca de local y visitante, sino también contra Independiente, Racing, San Lorenzo y demás.

Pero las exigencias, en la corta estadía de Godoy Cruz en Primera siguieron aumentando. Y la gente pidió por el ingreso a las Copas internacionales, y Godoy Cruz les dio. Libertadores y Sudamericanas, hasta meterse entre los 16 mejores equipos del continente en 2017.

Y desde hace un tiempo pide por la vuelta al Gambarte o por un campeonato. Parecen no disfrutar de una década que será difícil de repetir, que ni siquiera algunos grandes la han podido vivir en los últimos tiempos. Hoy la obtención de un campeonato pareciera una obligación. ¿Alguien se puso a pensar que equipos como Gimnasia de La Plata, con un montón de años en la máxima categoría, nunca pudo conquistar un título? ¿O que Racing, uno de los gigantes del fútbol argentino, solo pudo ganar dos títulos en medio siglo? Pareciera ser realmente complicado.

La vuelta al Gambarte, otro de los reclamos, será una cuestión de tiempo para hacerse realidad. ¿Caímos alguna vez que por ejemplo Estudiantes de La Plata, cuatro veces campeón de América está sin estadio hace más de 10 años y no se le hace fácil volver?

Está en la esencia de cualquier hincha exigir y pedir, pero también debe ser preciso ser cauto y cederse de paciencia cuando los frutos van cayendo de a poco. Que el hincha de Godoy Cruz disfrute mientras dure; y ojalá que dure mucho, por el bien del fútbol mendocino.