El uno x uno del Tomba ante Lanús

Fue un paso en falso en este arranque de año para el Tomba. Los del Negro Gómez no lograron cristaizar su juego, sufrió con los errores propios y no tuvo ideas para revertir el resultado. Lo positivo es que este proceso recién empieza.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Pasó el bautismo de fuego para el Godoy Cruz modelo 2019. La era Marcelo Gómez comenzó en el Expreso pero no de la manera deseada. Su equipo no jugó bien, cometió falencias en el juego, sobretodo cuando trató de salir jugando del fondo, y no logró superar con fútbol e inteligencia la muralla que le planteó un sobrio Lanús.

noticia_cb89caa8-20e7-11e9-b20f-0ef48ab09a3e

Lo mejor del Bodeguero estuvo en los primeros minutos donde Ángel González tuvo la primera que el arquero rechazó. Luego Ibáñez apareció otra vez en escena pero esta vez entregándole la pelota al Morro que de lejos no pudo con el arco vacío. Pero a partir de ahí Lanús empezó a manejar el ritmo. Con un mediocampo ordenado y la potencia de sus delanteros, la visita preocupó al fondo del local que trastabilló en un par de ocasiones.

whatsapp_image_2019-01-25_at_21_35_45.jpeg

El Granate encontró la ventaja con una gran jugada colectiva y después Lautaro Acosta dejó parados a sus marcadores para definir sólo frente al arquero Ramírez. Esa conquista en el final del primer tiempo fue un puñal, porque hasta ese momento daba la sensación que Godoy Cruz no tenía argumentos para torcer la historia.

El segundo tiempo tuvo a un Tomba más adelantado, con más gente arriba y una línea de tres en el fondo. Sin embargo Lanús con oficio se paró muy bien de contra y con concentración le cerró todos los caminos a Godoy Cruz. Los de Gómez no resolvieron la ecuación y terminaron mostrando más actitud que fútbol, algo que no bastó para al menos inquietar al portero visitante.

La derrota se consumó y las dudas emergieron. Sin embargo es lógico que estas situaciones salgan a la luz porque el cambio fue brusco. Con Dabove el Expreso estaba muy aceitado y ahora un nuevo cuerpo técnico con una nueva idea puede ser chocante en el principio. Pero este proceso recién empieza y Marcelo Gómez tiene a su favor el tiempo, ese que necesita para que el plantel lo entienda.

Roberto Ramírez (4): Sufrió mucho cuando tuvo que salir jugando a los toques, sobretodo cuando la perdió con Acosta quien casi abre el marcador por eso. Luego no tuvo muchas intervenciones porque Lanús en el complemento no atacó. Rápido en las salidas.

Luciano Abecasis (5): Se mantuvo sobrio en su sector aunque un par de veces en el primer tiempo lo desbordaron. En el segundo tiempo jugó más adelantado pero no gravitó. Se fue reemplazado.

Diego Viera (5): Logró contener muy bien a Sand que casi no tocó la pelota. Perdió bien contra Moreno antes del 1 a 0 y estuvo un poco lento para desplazarse.

Tomás Cardona (5): Con algunos altibajos. Le costó bastante con Acosta, incluso él no logra detenerlo antes del 2 a 0. Se lo notó fastidiado.

Fabrizio Angileri (4): No fue un buen partido del Turco. No logró debordar con la frecuencia y precisión que suele tener. Se excedió con las faltas y se salvó de la roja.

Jalil Elías (5): Estuvo lejos de ser el conductor del equipo. No estuvo fino con la pelota y le costó a la hora de marcar.

Juan Andrada (5): Falló en la marca de Acosta antes del gol del Laucha. Pudo recuperar varias pelotas en el complemento.

Ivan Ramírez (4): No influyó en el juego de creación que es su fuerte. El paraguayo no logró mover la pelota como se esperaba y por eso salió en el entretiempo.

Ángel González (5): Arrancó picante como siempre, por la derecha que es su lugar favorito. Pero con el correr de los minutos fue bien contenido por la última línea. En el segundo tiempo estuvo más de punta.

Diego Sosa (4): Jugó como puntero izquierdo pero no fue el jugador desequilibrante como sí lo fue el año pasado. Muy impreciso con el pase y con decisiones erróneas cuando tuvo que continuar una jugada.

Santiago García (5): El Morro concentró su juego en el carril central y no se movió como sabe hacerlo. Tuvo una chance clara pero su lejano remate se perdió en el techo del arco que no tenía arquero. Poco contacto con el juego.

Nahuel Arena (6): El pibe mostró ganas y tuvo algunas intervenciones interesantes por la derecha. Se animó a encarar.

Ezequiel Bullaude (5): También tuvo una buena aparición, buscando la pelota y entregando bueno pases.

Valentín Burgoa (5): Al igual que sus compañeros que ingresaron, le puso actitud a su participación a pesar de que no tuvo claridad con el esférico.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?