El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza

El equipo de Guillermo no es imbatible y Rosario Central se lo demostró en el Malvinas Argentinas.
Avatar del

Deborah Puebla

1/5
El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza(Pachy Reynoso/MDZ)

El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza | Pachy Reynoso/MDZ

El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza(Pachy Reynoso/MDZ)

El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza | Pachy Reynoso/MDZ

El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza(Pachy Reynoso/MDZ)

El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza | Pachy Reynoso/MDZ

El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza(Pachy Reynoso/MDZ)

El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza | Pachy Reynoso/MDZ

El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza(Pachy Reynoso/MDZ)

El necesario cachetazo que Boca recibió en Mendoza | Pachy Reynoso/MDZ

La Copa Argentina, con algunos resultados, nos deja un contundente mensaje. Los grandes reciben un cachetazo de realidad que los despierta del sueño eterno de ser intocables.

Esto pasó ayer con Boca. El xeneize quedó eliminado del certamen luego de que Rosario Central le propinara una bofetada de esas que sirven para despabilarse y salir del relato del "equipo imbatible" o del "¿quién para ahora al equipo de Guillermo?".

Ya vimos un partido similar en nuestra provincia: el pasado 13 de septiembre, el xeneize tuvo que trabajar mucho para doblegar a Guillermo Brown de Madryn en el Malvinas. Un penal que Benedetto transformó en gol le dio el ajustado triunfo por 1 a 0. Fue un  partido en el que la balanza se inclinó a su favor simplemente por su mayor jerarquía individual, mostrada a cuentagotas por algunos pocos de sus integrantes. 

Volvamos al presente. Rosario Central le ganó bien a Boca. Lo neutralizó en sectores clave y se llevó la victoria en el Malvinas, a pesar de que el equipo de Montero no venía demostrando un buen nivel. 

El Canalla fue el justo ganador en la noche mendocina y dejó a Boca con un solo objetivo para lo que queda de la temporada: ser campeón de la Superliga, considerando que el certamen de Primera División concluye en mayo de 2018 . Esta misión ahora se transforma en vital para recuperar la confianza de cara a la Copa Libertadores del próximo año. 

El golpe es duro pero puede transformase en positivo. Se vieron las falencias de este Boca que parecía invencible. Nadie lo es. Quedó muy en claro.