El dilema potencial de Kicker ante la Copa Davis

De a poco, Kicker se hace un lugar en el circuito grande del tenis. Llegado el caso, podría tener que tomar una decisión compleja.
Avatar del

DPA

1/4
El dilema potencial de Kicker ante la Copa Davis

El dilema potencial de Kicker ante la Copa Davis

El dilema potencial de Kicker ante la Copa Davis(DPA)

El dilema potencial de Kicker ante la Copa Davis | DPA

El dilema potencial de Kicker ante la Copa Davis

El dilema potencial de Kicker ante la Copa Davis

El dilema potencial de Kicker ante la Copa Davis(DPA)

El dilema potencial de Kicker ante la Copa Davis | DPA

Nicolás Kicker, poco a poco, se está haciendo un lugar en el circuito grande del tenis y con ello también crece la posibilidad de integrar en algún momento el equipo argentino de Copa Davis. Sin embargo, llegado el caso, podría tener que tomar una decisión compleja: ¿representar a la albiceleste o a Austria?

"Yo también tengo pasaporte austríaco", explica Kicker tras su victoria sobre el local Jordan Thompson por 6-3, 6-1, 4-6, 3-6 y 6-3 en la primera ronda del Abierto de Australia, la segunda victoria de su carrera en un torneo de Grand Slam.

"Pero todavía no hay ninguna propuesta concreta. Además, ellos ya tienen muy buenos jugadores ", aclara el jugador proveniente de la localidad bonaerense de Merlo y fanático de Vélez Sarsfield. "No sé, son opciones".

Kicker se siente argentino, eso lo tiene claro. Pero a sus 25 años y con un hijo que mantener, también hay otros factores a tener en cuenta.

"En algún momento me gustaría jugar la Davis porque me siento más argentino que cualquier otra cosa, pero también el calendario es muy demandante y teniendo un hijo es complicado. Viajo 30 semanas al año y cuando estoy en casa quiero estar con él".

"Tendría que pensarlo, no es una decisión fácil tampoco. Viví siempre en Argentina, gané unos 11 futures en Argentina y gracias a eso me metí. ¡Qué pregunta complicada!".

Hoy Kicker es apenas el séptimo jugador argentino del ranking, aunque muchos de los que están por encima suyo, como Juan Martín del Potro, Leonardo Mayer, Federico Delbonis u Horacio Zeballos, no tienen planes de regresar a la Davis. Por lo tanto, su nombre está en carpeta del capitán Daniel Orsanic, que renovó recientemente su vínculo con el equipo. Ya sea para la serie de abril ante Chile o Ecuador por la Zona Americana o más adelante.

Pero en realidad, lo que más la importa al número 93 del ranking en este momento -el año pasado se metió por primera vez en el top 100- es poder consolidarse económicamente.

"Tranquilo no estoy, porque tengo un hijo", reconoce. "Mis viejos tienen una buena situación económica, pero no quiero depender más de mis papás", afirma.

Su acceso a segunda ronda en Australia le asegura un premio de 90.000 dólares australianos (unos 72.000 dólares estadounidense).

"Ya con este premio uno puede estar más tranquilo y no tener que fijarse tanto de hacer cinco escalas en un vuelo para ir a un torneo", afirma no sin antes criticar la falta de ayuda de la Asociación Argentina de Tenis (AAT). "Pero hay que seguir ganando, apuntar más arriba, quiero apuntar a estar entre los 50 mejores del mundo".