El breaking, furor en Buenos Aires 2018

Cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) decidió incorporar el breaking en los Juegos de la Juventud de Buenos Aires 2018 se generó controversia. Pero observada de cerca, la disciplina bien podría compararse como un primo lejano de la gimnasia rítmica, que desde hace tiempo es uno de los pilares del olimpismo.

Avatar del

Cecilia Caminos (DPA)

El breaking, furor en Buenos Aires 2018(DPA)

El breaking, furor en Buenos Aires 2018 | DPA

El DJ mezcla la música en vivo y se larga la batalla. Con giros, contorsiones y gestos desafiantes, el joven provoca a sus rivales mientras su compañera lo observa batiendo el pie al ritmo del hip-hop y los espectadores festejan cuando se para de cabeza y sacude las piernas.

Podría ser una fiesta de break dance en el Bronx neoyorquino, pero es la batalla de la final olímpica de breaking, la nueva disciplina que es furor en los Juegos de la Juventud de Buenos Aires 2018 y consagró el jueves a la japonesa Ram y el vietnamita B4 como campeones en equipo mixto.

Ram ya había ganado el oro el lunes en la categoría individual femenina de esta disciplina que reúne el deporte con la cultura urbana y el baile callejero.

La pareja oriental superó a la italiana Lexy y el argentino Broly, que jugaron de locales y conquistaron a la multitud que pese a la lluvia se acercó a seguir las finales de la nueva disciplina olímpica en el Parque Urbano, una de las sedes de los Juegos en el barrio de Puerto Madero.

B-girls y B-boys, como se llama a las mujeres y varones que bailan breaking y usan seudónimos en vez de sus verdaderos nombres, se ganaron un lugar en las justas olímpicas juveniles. Por el éxito de esta primera edición, todo augura que seguirán captando la atención de las próximas funciones, aunque el breaking todavía no ascendió a los Juegos Olímpicos mayores.

El breaking o break dance nació en los años 70 en las calles del Bronx de Nueva York y se expandió por el mundo, pero manteniendo su estilo urbano, casi subterráneo.

Cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) decidió incorporar el breaking en los Juegos de la Juventud de Buenos Aires 2018 se generó controversia.

Pero observada de cerca, la disciplina bien podría compararse como un primo lejano de la gimnasia rítmica, que desde hace tiempo es uno de los pilares del olimpismo. Los movimientos y las contorsiones del baile demandan un perfecto estado físico y una coordinación. Se suma además la disputa "cara a cara" en batallas, en la que los competidores desafían a sus rivales, los provocan y los obligan a tener que superar su estilo y los movimientos para ganar.

Cada batalla consiste en un número fijo de rondas, en cada una de ellas un participante o un equipo mixto baila primero, luego el otro responde.

El jurado está integrado por experimentados break dancers que evalúan los movimientos de pies, la presentación, la fuerza abdominal y de brazos y el "freeze", la capacidad de congelar unos instantes un movimiento. Y todo basado en seis criterios: creatividad, personalidad, técnica, variedad, actuación y musicalidad.

Cada batalla es presentada por un animador, aunque en Buenos Aires hay dos: uno en inglés y otro en español que incentivan a los espectadores, elogian cada proeza y convierten la batalla en un espectáculo.

Temas
  • Juegos Olímpicos de la Juventud